Aparato digestivo humano, sus partes y funcionamiento

Aparato digestivo
Aparato digestivo humano

El aparato digestivo humano se encarga de la digestión y procesamiento de los alimentos en el hombre, por lo que se encuentra compuesto por diversas estructuras u órganos especializados, que son vitales para la adquisición de nutrientes y sustancias químicas necesarias para el desarrollo humano.

El aparato digestivo humano es también llamado sistema gastrointestinal, que conlleva procesos mecánicos y químicos que permiten la degradación de los alimentos, con el fin de generar moléculas fundamentales como proteínas y carbohidratos esenciales para la vida. El aparato digestivo humano está compuesto por varios órganos que participan en procesos esenciales en la asimilación de los alimentos.

Etapas principales del aparato digestivo humano

– Ingestión: proveer de alimento al organismo.

– Movimiento o propulsión: durante este proceso los alimentos son mezclados con secreciones y desplazados al interior del aparato digestivo.

– Digestión: Es la degradación de los alimentos, puede ser mecánica (ejemplo: la masticación de los alimentos) o química (ejemplo: enzimas que reaccionan con los alimentos).

-Absorción: Durante este proceso ocurre el desplazamiento de los alimentos hacia el interior llegando al torrente sanguíneo para ser utilizados por todas las células de nuestro organismo.

-Eliminación o expulsión: Mediante este proceso se descartan los desechos que no son necesarios mediante las heces.

Cómo está estructurado y qué compone el aparato digestivo humano

De manera resumida las diferentes regiones que componen el aparato digestivo humano son la boca, la faringe, el esófago, estómago, el intestino delgado, intestino grueso y por último el ano, es lo que conforma el tubo digestivo. Sin embargo, existen algunos órganos o glándulas anejas que se conectan a las regiones mencionadas anteriormente, y que realizan funciones específicas para la digestión de los alimentos como son las glándulas salivales, páncreas e hígado.

La boca o cavidad bucal

En la cavidad bucal es donde da comienzo al proceso de ingestión, es por donde se reciben los alimentos y son masticados y mezclados con saliva. Esta región del aparato digestivo humano es la única en poseer esqueleto óseo (los dientes), está compuesta por diversas estructuras que inician la digestión mecánica, tales como:

1. Labios: una mezcla de tejido y musculo circular que permiten la abertura y cierre de la boca de manera voluntaria. Ayudan en el movimiento de los alimentos al interior de la boca.

2. La lengua: es una estructura muscular posicionada en la parte inferior de la boca, ocupa un gran espacio en el interior de la cavidad bucal, unida por su parte inferior a un frenillo, e insertada por una parte posterior al hueso hioides. En ella se encuentra el sentido del gusto por medio de papilas gustativas. La lengua ayuda en el desplazamiento de los alimentos y masticación para que se mezclen mejor con la saliva.

3. Paladar: es también llamado el techo de la boca, compuesto por el paladar duro y el paladar blando. El paladar duro es la parte superior de la boca, que es óseo y está localizado en la parte anterior, ayuda a sobrellevar la fuerza de fricción durante la masticación. Mientras que el paladar blando compuesto por tejido muscular y situado en la parte posterior, ayuda en el proceso de deglución (movimiento de la comida de la boca a la faringe). En el centro del paladar se encuentra un pequeño pliegue de tejido llamado Úvula, y las amígdalas situadas de forma lateral ayudan como defensa para evitar la entrada de patógenos al organismo.

4. Los dientes: son estructuras óseas esenciales para llevar a cabo el proceso de masticación. Son duros y compuestos por calcio, se encuentran detrás de los labios, compuestos por un arco maxilar superior y uno inferior. En total son 32 y algunos desempeñan diferentes funciones, 8 incisivos para fragmentar alimentos; 8 premolares para triturar; 4 caninos para desgarrar y 12 molares para moler y triturar los alimentos.

5. Glándulas Salivales: estas glándulas ayudan a la producción de saliva durante el proceso de masticación como también a mantener el interior de la boca húmeda. Está compuesta por tres tipos de glándulas: las parótidas de mayor tamaño ubicadas en la parte anterior de los oídos, la submandibulares situadas debajo de la mandíbula y las sublinguales situadas en el piso de la boca.

La faringe

Es una cavidad de paredes musculares que tiene forma de embudo y está formada por tres partes: Bucofaringe, nasofaringe y laringofaringe. La bucofaringe y la laringofaringe son necesarias tanto para el movimiento de los alimentos como para el intercambio de gases, y la nasofaringe forma parte del aparato respiratorio. A su vez, la faringe forma una función importante en la deglución, la cual se da en tres etapas:

– Fase voluntaria: gracias a esta fase los músculos voluntarios de la cavidad bucal transporta el bolo alimenticio a la bucofaringe.

– Fase faríngea: comienza con una acción reflejo, el cual es dirigido por el centro de la deglución en el bulbo raquídeo, dando como respuesta la contracción de los músculos que componen la faringe.

– Fase esofágica: finalmente el bolo alimenticio pasa de la faringe al esófago, y produce ondas de contracción que transportan el bolo alimenticio del esófago al estómago.

Esófago

Es un conducto o canal muscular formado por musculatura lisa, cuya función en el aparato digestivo humano es transportar los alimentos de la faringe al estómago. El esófago consta de dos músculos circulares llamados esfínteres:

El esfínter superior: se encarga de regular el movimiento de las sustancias hacia el esófago.

El esfínter inferior: que tiene como función controlar el paso de sustancias desde el esófago hasta el estómago.

El estómago

El estómago es un órgano muscular del aparato digestivo humano, que tiene como función almacenar el alimento y prepararlo para el paso por el tubo digestivo, así como también participa en digerir algunos nutrientes como las proteínas y los hidratos de carbono. El estómago se encuentra dividido en cuatro partes:

Cardias: ubicado a la entrada del esófago al estomago.

Fundus: ubicado al lado izquierdo del cardias.

El cuerpo: es la parte más grande del estomago.

Píloro: es la última fracción del estómago.

Intestino delgado

El intestino delgado mide entre 4 y 6 metros aproximadamente, cuya función es la absorción de nutrientes que contiene los alimentos. Está formado por:

Duodeno: se encuentra debajo del estómago, tiene forma de curvatura en forma de “C”, mide aproximadamente 30 cm, este recibe el alimento junto con enzimas digestivas y ácidos gástricos procedentes del estómago.

Yeyuno: porción que mide aproximadamente 2,5 m de largo, es la parte media del intestino delgado, y su función es absorber nutrientes de los alimentos, que luego son enviados hacia el hígado y los vasos linfáticos.

Íleon: siendo la última parte del intestino delgado, mide aproximadamente 3,5 m de longitud, los ácidos biliares generados por el hígado son absorbidos por el íleon, como también vitaminas como por ejemplo la B12 (cianocobalamina).

Páncreas

Es una glándula mixta de color amarillenta y que mide entre 11 y 18 cm de longitud, situada detrás del estómago cuya función secretoria es importante para el aparato digestivo humano, y se divide en dos fases diferentes.

Secreción exocrina: forma secreciones digestivas formadas por ácinos glandulares y llevados hasta el duodeno, también llamado jugo pancreático, los ácinos están formados por: células acinares que secretan enzimas digestivas; células centroacinares que producen iones (sodio, potasio, bicarbonato, calcio, etc.) y agua; finalmente células ductales, originan iones (como los anteriormente mencionados) e intercambian cloruro por bicarbonato.

Secreción endocrina: producción de hormonas que entran al sistema sanguíneo del ser humano.

Hígado

Es la glándula de mayor tamaño del cuerpo humano. Su función principal es la de regular la composición química de la sangre. Como también tiene un papel importante durante el proceso digestivo, ya que elabora la bilis, la cual es necesaria para degradar las grasas que se almacenan en la vesícula, para luego por vías biliares ser llevada hacia el intestino delgado luego de cada comida.

El hígado pesa entre 1 y 2 kg. Protegido por las costillas, ocupa una gran parte del abdomen, formado principalmente por dos lóbulos verdaderos, el lóbulo hepático derecho de gran tamaño y un lóbulo izquierdo de menor tamaño unidos por un pliegue peritoneo denominado ligamento falciforme. Asimismo hay dos lóbulos menores, llamados lóbulo cuadrado y lóbulo caudado. El lóbulo izquierdo engloba al lóbulo caudado y a la mayor parte del lóbulo cuadrado.

El hígado produce aproximadamente 1 litro de bilis, la cual está compuesta por sales biliares (ejemplo: la bilirrubina), colesterol, moco y grasa.

Entre otras de las funciones del hígado encontramos:

– Desintoxicación de sustancias tóxicas, fármacos y alcohol.

– Inactivación de numerosas hormonas, incluidas las hormonas sexuales, insulina, cortisol, glucagón, entre otras.

– Producción de proteínas

Almacenamiento de minerales y vitaminas.

Vesícula biliar

Es un pequeño saco muscular que se encuentra en la parte posterior (debajo) del lóbulo derecho del hígado, es de color verdoso con forma de pera. En ella se almacena la bilis, la cual por movimientos de contracción muscular de la vesícula es transportada hacia el duodeno.

Intestino grueso del aparato digestivo humano

Esta fase del aparato digestivo humano lo constituye el colon, el recto y el ano, mide aproximadamente 1,5 m de longitud. El intestino grueso tiene 2 funciones, la absorción de agua y la formación y eliminación de las heces por el ano.

La entrada en el intestino grueso es controlada por el esfínter ileocecal, cuya función principal es regular el paso del contenido del intestino delgado hacia el colon o viceversa, del colon al íleon. Los residuos ingresan en el ciego, el cual es una abertura sacular descendente que conectan con el intestino grueso, luego se dirigen hacia el colon, allí se diferencian tres segmentos, el colon ascendente constituido por el segmento que se origina desde la fosa ilíaca hasta las proximidades del hígado. Luego pasa por el colon transverso colocado horizontalmente (termina en el ángulo esplénico). Por último, colon descendente posicionado verticalmente, formando una curva en forma de “S” llamada sigma, es la última porción que forma el recto y continúa vía al orificio anal.

El recto tiene como función recibir las heces procedentes del colon, mantenerlo por un periodo de tiempo corto hasta su eliminación. Luego sigue el canal anal, que mide aproximadamente 3 cm de longitud, comunica el recto con el esfínter anal. El esfínter anal a su vez está compuesto por un esfínter anal interno, formado por un musculo liso que se relaja automáticamente, y un esfínter anal externo, formado por músculos estriados que se relajan de igual forma para la expulsión de las heces a través del orificio comúnmente llamado “ano”.

El aparato digestivo humano, como se ha mencionado, lo componen diversas estructuras y/o regiones  (tubo digestivo y glándulas anejas) en las que se llevan a cabo procesos importantes y vitales para la vida, como lo es la obtención de nutrientes y sustancias esenciales provenientes de los alimentos.

Referencias bibliográficas del aparato digestivo humano

– Solomon, E; Berg, L; Martin, D. 2008. Biología. Octava edición. Editorial McGraw-Hill/INTERAMERICANA EDITORES.

– Tresguerres, J; Calderón, A; Villanúa, M. 2009. Anatomía y fisiología del cuerpo humano. Primera edición. Editorial McGraw-Hill/Interamericana de España.