Músculos (sistema muscular), estructura, tipos y funcionamiento

En esta página sobre salud y bienestar

Músculos. Sistema muscular
El músculo es un tejido contráctil de origen mesodérmico (capa germinal), con propiedades para la elasticidad, conductividad e irritabilidad. El músculo esquelético es el tejido más abundante del cuerpo humano, está compuesto por células extendidas, llamadas fibras musculares.

El sistema muscular cumple funciones esenciales para el desarrollo y crecimiento del cuerpo humano. Gracias al sistema muscular se llevan a cabo muchos procesos fisiológicos como producir la fuerza mecánica, el manejo de objetos, la circulación de la sangre. Las interacciones dinámicas con el medio están relacionadas con el sistema muscular.

El sistema muscular trabaja en conjunto con el sistema esquelético, para producir el movimiento necesario para la locomoción. Nos permite levantarnos, caminar, sentarnos y tomar objetos. También, participa en el proceso de irrigación sanguínea a través de los vasos mediante los latidos cardiacos. En los procesos de digestión, permite el desplazamiento de la comida para que avance por el sistema digestivo. Son parte esencial del aparato respiratorio, permite que los pulmones se vacíen y llenen rítmicamente. Puede decirse que el sistema muscular es la maquinaria de nuestro cuerpo.

A continuación vamos a abordar cómo está estructurado el sistema muscular y su correspondiente funcionamiento.

Tipos de tejido muscular

Músculo estriado o esquelético

Son músculos voluntarios (controlados de manera consciente), son los que proporcionan el movimiento a los huesos. Generan el movimiento externo como caminar, bailar o tocar algún instrumento musical.

Músculo cardiaco

Solo se encuentra en el corazón, es una forma de músculo involuntario y forman parte de las paredes cardiacas. Su función más importante es impulsar la sangre para que circule haciendo que la aurícula y los ventrículos se contraigan.

Músculo liso

Es el que se ubica en las paredes de los órganos internos huecos, y en los vasos sanguíneos. Por ejemplo, el intestino delgado, vasos sanguíneos (arterias, arteriolas, vénulas y venas), bronquiolos del aparato respiratorio, vejiga urinaria, uréteres, útero y trompas de Falopio. Los músculos lisos son involuntarios, no se agotan fácilmente y son controlados por el bulbo raquídeo (en el encéfalo), se encarga del trabajo involuntario de todo el cuerpo.

Funciones de los tejidos musculares

Estos 3 tejidos musculares en conjunto cumplen diversas funciones, y son muy importantes para el funcionamiento del cuerpo humano, entre ellas tenemos:

Excitabilidad: tienen la capacidad de responder a algún estímulo. El músculo estriado sería un ejemplo, ya que responden a la estimulación del sistema nervioso.

Contractilidad: se pueden acortar y ejercer fuerza o tensión que los tejidos conjuntivos pueda regularizar.

Extensibilidad: se pueden contraer dentro de sus límites de longitud cuando están en reposo. Por ejemplo un miocito liso puede contraerse muchas veces y contraerse más al recibir algún estímulo.

Elasticidad: capacidad que tiene el músculo de recuperar sus dimensiones luego de una contracción.

El músculo estriado y sus funciones

El sistema muscular estriado es el más extenso de los tres tejidos, ya que el cuerpo humano está integrado por más de 700 músculos estriados, e incluye a todos que se someten a un control voluntario. Por ello, tomaremos más en cuenta a este tipo de músculo.

Los músculos estriados son órganos contráctiles o espasmódicos que sostienen una unión directa o indirecta con los huesos del esqueleto. Estos tienen como función lo siguiente:

Movimiento del esqueleto: los movimiento del músculo, al contraerse, jalan los tendones y favorecen la movilización de los huesos del sistema esquelético. Estos movimientos van desde algo tan sencillo como caminar, hasta alguna acción coordinada que realicemos como por ejemplo la natación.

Conserva la postura y posición del cuerpo humano: nuevamente al contraerse algunos músculos específicos, colabora en mantener la postura del cuerpo. Desde el levantarse de la cama, estabilizar el cuerpo para proceder a caminar, mantener fija la cabeza del cuerpo humano hacia una dirección.

Sostén de los tejidos blandos: ciertos músculos como los de la zona abdominal permiten sostener y proteger el peso de los órganos. Por ejemplo, los que componen el sistema digestivo. De igual forma los protege de lesiones internas.

Regular la entrada y salida de compuestos orgánicos: algunos sistemas estructurales, que componen internamente el cuerpo humano, necesitan de los músculo para cumplir procesos importantes como desechar los restos metabólicos de las células. Por ejemplo, ofrecen un control sobre los procesos de deglución y defecación (sistema digestivo), también son muy necesarios en procesos de entrada de aire y de alimentos.

Ayudan a estabilizar la temperatura del cuerpo humano: el movimiento muscular requiere energía, al hacer algún ejercicio físico esta energía es consumida por los músculos y lo transforman en calor, este calor es distribuido y permiten mantener la temperatura corporal en los límites óptimos para su actividad. Por ejemplo, al frotarnos rápidamente las manos una con la otra para generar calor, los músculos son participe de esa generación de calor.

Anatomía macroscópica del musculo estriado

El músculo se encuentra separado de la piel por la hipodermis, compuesta por tejido adiposo (que brinda aislamiento y protege al musculo de daños físicos). También lo compone una banda amplia y densa de tejido conjuntivo llamada aponeurosis, que se encarga de soportar y rodear el tejido muscular, forma una vía para los nervios y vasos linfáticos que entran y salen del músculo.

A partir de la aponeurosis se extienden tres capas de tejido conjuntivo, que participan en el soporte y protección del músculo, son necesarias para asegurar que la fuerza de contracción que ejerce cada célula del sistema muscular se transporte a los puntos de inserción del esqueleto. Estas capas son las siguientes:

El epimisio

Es una capa de tejido conjuntivo que cubre a todo el músculo estriado. Esta capa separa el músculo de los tejidos y órganos que están a su alrededor.

Perimisio

Divide el musculo en varios compartimientos internos, que comprenden a un manojo de fibras musculares llamados fascículos. Además, las fibras de colágeno y fibras elásticas del perimisio contienen muchos vasos sanguíneos y nervios que se dividen para encargarse de cada fascículo independiente.

Endomisio

Rodea a las fibras musculares estriadas y las une con la adyacente, conduciendo a los capilares que irrigan cada fibra en particular. El endomisio consta de una red de fibras reticulares. Entre el endomisio y las fibras musculares se encuentran las células miosatelites, las cuales reparan el tejido muscular alterado.

El epimisio, perimisio y endomisio se fusionan para formar los tendones, que tienen aspecto de un cordón grueso o en aponeurosis laminares, que fijan los músculos a los huesos, a la piel o a otro músculo.

Nervios y vasos sanguíneos del sistema muscular

El epimisio, perimisio y endomisio llevan a los nervios y vasos sanguíneos que abastecen a las fibras musculares. Las contracciones de los músculos estriados se someten a un control consciente, que se debe al sistema nervioso. Los nervios, que están compuestos por haces de axones, llegan al epimisio, se dividen a través del perimisio y penetran en el endomisio para inervar en cada fibra muscular por separado.

La comunicación química entre el terminal sináptico de una neurona y una fibra muscular estriada ocurre en la unión neuromuscular. Cada fibra muscular tiene una unión neuromuscular, que generalmente se encuentra en un punto equidistante a lo largo de su extensión. El terminal sináptico de la neurona se encuentra unido a la placa motora de la fibra muscular estriada. La placa motora es una parte especializada de la membrana del miocito dentro de una sinapsis neuromuscular o unión neuromuscular.

La contracción muscular necesita una gran cantidad de energía, siendo necesario un abundante riego vascular, que lleve el oxígeno y los nutrientes requeridos para la producción de ATP en los músculos estriados activos. Los vasos sanguíneos entran en el musculo unido a los nervios correspondientes y siguen el mismo patrón de ramificación a lo largo del perimisio. Cuando llegan al endomisio, las arterias se abren en una extensa red de capilares alrededor de cada fibra muscular. Como el trayecto que llevan no es recto, los vasos pueden aguantar los cambios en la longitud de las fibras musculares.

Microanatomía de las fibras musculares estriadas

Las células del músculo estriado tienen forma cilíndrica, presentan un aspecto bandeado de bandas claras y bandas oscuras alternas y dispuestas de manera paralelas entre sí. Veamos los componentes celulares de una fibra muscular.

Sarcolema y túbulos transversos

Cada fibra muscular se encuentra cubierta por una membrana plasmática llamada sarcolema y miofibrillas, que son estructuras cilíndricas que están suspendidas dentro de la fibra muscular, en una matriz que recibe el nombre de sarcoplasma (citoplasma), que se extiende a lo largo de la fibra muscular.

La superficie del sarcolema presenta aberturas dispersas, que llevan a una red de túbulos estrechos llamados túbulos transversales o túbulos T, estos se encuentran llenos de líquido extracelular y forman conductos a través de las fibras musculares.

Sarcoplasma

El sarcoplasma contiene una gran cantidad de mitocondrias, que generan grandes cantidades de ATP durante la contracción muscular. Cuando ocurre la contracción, los túbulos T hacen contacto con una membrana llamada retículo sarcoplásmico. Esta membrana almacena iones de calcio (esenciales para la contracción muscular) en estructuras llamadas cisternas y mioglobina (pigmento pardo rojizo), que guardan oxígeno hasta que se necesite para generar ATP.

Miofibrillas y miofilamentos

Son estructuras parecidas a hilos, formadas por haces de miofilamentos, que se encuentran abundantes en el sarcoplasma. Las miofibrillas pueden acortarse, y tienen una función muy importante en la contracción muscular.

Las miofibrillas contienen dos tipos de filamentos proteicos:

  • Filamentos gruesos: compuestos por miosina.
  • Filamentos delgados: formados por actina, tropomiosina y troponina.

Estos filamentos crean compartimientos llamados sarcómeras; cada miofibrilla contiene alrededor de unas 10.000 sarcómeras, colocadas extremo con extremo.

Sarcómero

Los sarcómeros son la unidad funcional más pequeña de la fibra muscular. Entre los filamentos gruesos que están dentro de la sarcómera, existe una zona oscura llamada banda A, en el centro de la banda A hay una zona H estrecha. A cada lado de la banda A hay una zona más clara compuesta por filamentos delgados denominada banda I. Las bandas A y la banda I alternadas son las que dan el aspecto estriado (bandeado) al músculo.

Tipos de fibras musculares

Fibras musculares rápidas

Contienen miofibrillas muy apretadas, reservas abundantes de glucógeno y una cantidad baja de mitocondrias. La mayoría de las fibras musculares estriadas reciben el nombre de fibras rápidas, porque se pueden contraer en un plazo máximo de 0,01 segundo luego de ser estimuladas.

La tensión de una fibra muscular va a depender del número de sarcómeros que contenga, por tal razón los músculos que contiene fibras rápidas producen contracciones potentes. Pero a pesar de esto, consumen grandes cantidades de ATP, y las mitocondrias que poseen no cubren sus necesidades. Por lo tanto, las contracciones se mantienen por la glucólisis anaeróbica. Esta vía no requiere oxígeno, convierte el glucógeno en ácido láctico, por lo que las fibras rápidas se cansan rápido toda vez que el acumulo de ácido láctico provoca que el pH descienda e interfiera con el mecanismo de contracción.

Fibras musculares lentas

Estas fibras mantienen la contracción durante un periodo más prolongado, esto es gracias a que sus mitocondrias son capaces de seguir produciendo ATP durante toda la contracción, debido a que tienen un metabolismo aeróbico.

El oxígeno procede de dos fuentes:

– Los músculos estriados, que tienen fibras lentas, contienen una red de capilares más abundante que la de los músculos que tienen fibras rápidas, por lo que hay un mayor flujo sanguíneo, y los glóbulos rojos pueden aportar más oxígeno a las fibras musculares activas.

– Las fibras lentas contiene mioglobina, es un pigmento rojo que se relaciona con la hemoglobina, la cual se une a las moléculas de oxígeno. Por lo tanto, las fibras musculares lentas en reposo disponen de una gran cantidad de oxígeno, que pueden movilizarse durante una contracción. Por ejemplo, músculos de la espalda y de pantorrilla.

Fibras musculares intermedias

Se contraen más rápido que las fibras lentas, pero más lento que las fibras rápidas. Histológicamente son similares a las fibras rápidas pero contiene más mitocondrias y un riego capilar mayor, por eso su resistencia al cansancio es superior.

Suministro sanguíneo

Los músculos estriados reciben un total de 1 litro de sangre cada minuto, y aumenta durante el ejercicio intenso. Cada musculo estriado es servido por una arteria y una o dos venas. Cada fibra muscular está en contacto con una red de capilares dentro del endomisio.

Contracción muscular del musculo estriado

La capacidad que tiene el musculo estriado de contraerse es dirigida por el sistema nervioso, y cada una de las fibras musculares está a cargo de una neurona motora (motoneurona), que puede estimular unas pocas células o cientos de ellas según el musculo y el trabajo que realice. La contracción del musculo estriado se da como respuesta a la estimulación de una señal eléctrica (potencial de acción muscular) proporcionada por la motoneurona, la cual se encuentra a la mitad de la longitud de la célula muscular, y termina en la unión neuromuscular.

La membrana de la fibra muscular se especializa para formar una placa motora terminal. Aunque una fibra muscular tiene una placa motora terminal, los axones ramificados de la motoneurona involucran a que un axón de motoneurona pueda conectar y controlar muchas fibras musculares. Cuando un impulso nervioso llega a las terminales del axón, el neurotransmisor acetilcolina (ACh) estimula el musculo estriado, y es liberado en la hendidura sináptica, un pequeño hueco que divide la membrana de la célula nerviosa de la membrana de una fibra muscular.

La hendidura sináptica y la placa motora terminal contiene acetilcolinesterasa (AChE), una enzima que degrada las moléculas de acetilcolina. Gracias a la liberación de la acetilcolina, se generan cambios en el sarcolema y de esta manera se induce la contracción muscular.

Las fibras del musculo esquelético son estimuladas por neuronas que intervienen en la producción de un impulso eléctrico en el sarcolema por:

– La liberación de ACh: el impulso eléctrico viaja lo largo de una motoneurona hasta llegar a la terminal sináptica, donde vesículas de la terminal sinápticas liberan la acetilcolina en la hendidura sináptica, entre la motoneurona y la placa motora terminal.

– La fijación de ACh en la placa motora terminal: las moléculas de acetilcolina se difunden mediante la hendidura sináptica, y se unen a receptores de la acetilcolina en el sarcolema. Esto provoca un cambio en la permeabilidad de la membrana y permite el paso de iones de sodio, lo cual induce a la producción de un potencial de acción muscular en el sarcolema.

– La conducción de potenciales de acción por el sarcolema: el potencial de acción se propaga en toda la superficie del sarcolema, y viaja por los túbulos transversos hasta las cisternas que rodean la sarcómeras de la fibra muscular. Como resultado de este desplazamiento, las cisternas liberan cantidades significativas de calcio lo que da inicio a la contracción muscular.

– La relajación muscular: los potenciales de acción acaban cuando la acetilcolina es degradada por la acetilcolinesterasa, y la concentración de iones de calcio disminuye en el sarcoplasma, dando paso a la relajación muscular.

Organización de la musculatura

Cada uno de los músculos del cuerpo está unido en un mínimo de dos puntos al hueso u otro tejido conjuntivo. Cuando una parte se mueve por contracción muscular, las partes que están relacionadas deben ser estabilizadas por otros músculos, para que el movimiento sea fuerte. El origen de un músculo está en el hueso estacionario y su punto final se ubica en una inserción en el hueso al que mueve.

Los músculos se clasifican según ciertos criterios, por su tamaño; según su forma; localización; número de origen; huesos relacionados o la acción que haga ese musculo.

Según su dirección/sentido

– Músculo recto: recto significa derecho, son músculos paralelos cuyas fibras siguen el eje longitudinal del cuerpo. Por ejemplo: recto abdominal.

– Músculo transversal: significa A través. Por ejemplo: transverso del abdomen.

– Músculo oblicuo: significa diagonal. Por ejemplo: oblicuo mayor (externo).

Según su forma

– Trapecio: es el trapezoide. Por ejemplo: trapecio.

– Deltoides: triangular. Por ejemplo: deltoides.

– Orbicular: circular. Por ejemplo: orbicular de los párpados.

– Romboides: tiene forma de diamante. Por ejemplo: romboides.

– Plato: tiene forma plana. Por ejemplo: platisma.

Según su tamaño

– Mayor: más grande .Por ejemplo: pectoral mayor.

– Menor: más pequeño. Por ejemplo: pectoral menor.

– Máximo: el más grande. Por ejemplo: glúteo mayor.

– Mínimo: el más pequeño. Por ejemplo: glúteo menor.

– Largo: el más largo: por ejemplo: aductor largo.

– Latísimo: el más ancho. Por ejemplo: dorsal ancho.

Según el número de orígenes

– Bíceps: dos orígenes. Por ejemplo: bíceps braquial.

– Tríceps: tres orígenes. Por ejemplo: tríceps braquial.

– Cuádriceps: cuatro orígenes. Por ejemplo. Cuádriceps femoral.

Al igual que el sistema esquelético, los músculos que conforman al sistema muscular suelen dividirse por regiones. Las cuatros regiones principales son: músculos de la cabeza y el cuello; músculos del tronco; músculos de miembros superiores y los músculos de los miembros inferiores. Cada una de estas regiones se dividen en otras subregiones, además cada de una de estas presentan un número de músculos distintos.

Músculos de la cabeza y el cuello

Músculos de la expresión facial

Boca

– Buccinador, depresor del labio inferior, elevador del labio superior, mentoniano, orbicular de la boca, risorio, elevador del ángulo de la boca, depresor del ángulo de la boca, cigomático mayor, cigomático menor.

Ojos

– Corrugador superciliar, elevador del párpado superior, orbicular del ojo.

Nariz

– Procero, nasal.

Cuero cabelludo

– Occipitofrontal: vientre frontal y vientre occipital, temporoparietal.

Cuello

– Platisma

Músculos extraoculares

– Recto inferior

– Recto medial

– Recto superior

– Recto lateral

– Oblicuo inferior

– Oblicuo superior.

Músculos de la masticación

– Masetero

– Temporal

– Pterigoideo: Pterigoideo medial, pterigoideo lateral.

Músculos de la lengua

– Geniogloso

– Hiogloso

– Palatogloso

– Estilogloso

Músculos de la faringe

– Constrictores de la faringe: constrictor superior; constrictor medio; constrictor inferior.

– Elevadores de la laringe: palatofaríngeo; salpingofaríngeo; estilofaríngeo.

– Músculos del paladar: elevador del velo del paladar; tensor del velo del paladar.

Músculos anteriores del cuello

– Digástrico: vientre anterior; vientre posterior.

– Genihioideo

– Milohioideo

– Omohioideo

– Esternohioideo

– Esternotiroideo

– Estilohioideo

– Tirohioideo

– Esternocleidomastoideo: cabeza clavicular, cabeza esternal.

Músculos del tronco

Músculos de la columna vertebral

Capa superficial

– Esplenio

– Erector de la columna.

– Grupo espinoso: espinoso cervical; espinoso torácico.

– Grupo longísimo: longísimo de la cabeza, longísimo del cuello, longísimo torácico.

– Grupo iliocostal: iliocostal cervical, iliocostal torácico, iliocostal lumbar.

Músculos profundos de la columna vertebral

– Semiespinoso: semiespinoso de la cabeza, semiespinoso del cuello, semiespinoso torácico.

– Multífido

– Rotadores

– Interespinosos

– Intertransversos

Flexores de la columna vertebral

– Largo de la cabeza

– Largo del cuello

– Cuadrado lumbar

Músculos oblicuos y rectos

Grupo oblicuo

Región cervical: escalenos

Región torácica: intercostales externos; intercostales internos; transversos del tórax.

Serrato posterior: superior; inferior.

Región abdominal: oblicuo externo; oblicuo interno; transverso del abdomen.

Grupo recto

Región cervical

Región torácica: diafragma

Región abdominal: recto del abdomen

Músculos del periné y del diafragma pélvico

Triangulo urogenital

– Músculo superficiales: bulboesponjoso

– Isquiocavernoso

– Transverso superficial del periné

– Músculos profundos: transverso profundo del periné; esfínter externo de la uretra.

Músculos de las extremidades superiores

Músculos de la cintura escapular

– Elevador de la escápula

– Pectoral menor

– Romboides mayor

– Romboides menor

– Serrato anterior

– Subclavio

– Trapecio

Músculos que movilizan el antebrazo y la mano

Acción sobre el codo

Flexores: bíceps braquial, braquial, braquiorradial.

Extensores: ancóneo, tríceps braquial (porción lateral, porción medial, porción larga).

Pronadores – supinadores

– Pronador cuadrado

– Pronador redondo

– Supinador

Acción sobre la muñeca

Flexores: flexor radial del carpo, flexor cubital del carpo, palmar largo.

Extensores: extensor radial largo del carpo, extensor radial corto del carpo, extensor cubital del carpo.

Músculos que mueven la mano y los dedos

– Abductor largo del pulgar

– Extensor de los dedos

– Extensor corto del pulgar

– Extensor largo del pulgar

– Extensor del índice

– Extensor del meñique

– Flexor superficial de los dedos

– Flexor profundo de los dedos

– Flexor largo del pulgar

Músculos intrínsecos de la mano

– Aductor del pulgar

– Oponente del pulgar

– Palmar corto

– Abductor del meñique

– Abductor del pulgar

– Flexor corto del pulgar

– Flexor corto del meñique

– Oponente del meñique

– Lumbrical

– Interóseo dorsal

– Interóseo palmar

Músculos de las extremidades inferiores

Musculatura de extremidades inferiores presente en el sistema muscular.

Músculos que mueven el muslo

Grupo glúteo

– Glúteo mayor.

– Glúteo medio

– Glúteo menor

– Tensor de la fascia lata

Grupo rotador lateral

– Obturadores

– Piriforme

– Gemelos

– Cuadrado femoral

Grupo aductor

– Aductor corto

– Aductor largo

– Aductor mayor

– Pectíneo

– Grácil

Grupo iliopsoas

– Ilíaco

– Psoas mayor

Musculatura que mueven la pierna

Flexores de la rodilla

– Bíceps femoral

– Semimembranoso

– Semitendinoso

– Sartorio

– Poplíteo

Extensores de la rodilla

– Recto femoral

– Vasto intermedio

– Vasto lateral

– Vasto medial

Músculos extrínsecos que mueven el pie y los dedos

Acción sobre el tobillo – flexores dorsales

– Tibial anterior

– Flexores plantares: gastrocnemio, peroneo corto, peroneo largo, plantar, sóleo

– Tibial posterior

Acción sobre los dedos

– Flexores de los dedos: flexor largo de los dedos; flexor largo del dedo gordo.

– Extensores de los dedos: extensor largo de los dedos; extensor largo del dedo gordo.

Músculos intrínsecos del pie

– Abductor corto de los dedos

– Abductor del dedo gordo

– Flexor corto de los dedos

– Abductor del quinto dedo

– Cuadrado plantar

– Lumbricales (4)

– Flexor corto del quinto dedo

– Interóseos dorsales (4)

– Interóseos plantares (3).

Movimiento del músculo

El movimiento que realizan los músculos son el resultado de los movimientos de otros. Por lo tanto, los músculos se mueven en grupo. La acción que realiza cada musculo depende de la forma en que el musculo se une a cada lado de la articulación, también del tipo de articulación con la que se une.

Cuando un músculo se contrae da como resultado una acción específica. Sin embargo, los músculos solo pueden tirar; no pueden empujar, porque cuando se contraen también se acorta. Existen al menos dos músculos opuestos que actúan en una articulación, los cuales crean movimientos en sentidos opuestos (agonista y antagonistas). Un musculo agonista es el principal encargado de producir una acción, en tanto que el antagonista causa el movimiento muscular en sentido opuesto. Por ejemplo, un agonista puede hacer que el brazo se flexione, mientas que el antagonista hará que el brazo se extienda.

Tipos de movimientos corporales

Extensión: este movimiento aumenta el ángulo de distancia entre dos huesos o partes del cuerpo.

Hiperextensión: produce un ángulo de extensión de más de 180°.

Flexión: es el movimiento que disminuye el ángulo de distancia entre dos huesos, y acerca los huesos entre sí. El Movimiento de las articulaciones se da en forma de bisagra. Por ejemplo, flexión de codo o rodilla.

Abducción: es el movimiento en el que una articulación se aleja de la línea media del cuerpo.

Aducción: es el movimiento de una extremidad hacia la línea media del cuerpo.

Rotación: es el movimiento de un hueso alrededor de su eje longitudinal

Circunducción: es la combinación de abducción, aducción, extensión y flexión.

Envejecimiento del musculo

Con la edad, el tamaño y la potencia de todos los tejidos decrecen, esto puede deberse a diversos factores, tales como:

Pérdida de la elasticidad: mediante un proceso llamado fibrosis, los músculos van perdiendo elasticidad al pasar los años. La fibrosis hace que los músculos que envejecen tengan grandes cantidades de tejido conjuntivo fibroso, lo que impide la flexibilidad, movilidad y circulación de estos.

Decremento del tamaño de las fibras musculares: al ir envejeciendo, el músculo disminuye el número de miofibrillas, causando la pérdida de fuerza en el músculo y mayor tendencia a fatigarse.

Reducción con la edad del desempeño cardiovascular: con el paso de los años, al ir envejeciendo, la irrigación sanguínea disminuye por el sistema muscular. Por lo tanto, la capacidad del músculo de recuperarse de las lesiones disminuye, además es muy común que cause la formación de tejido cicatrizal.

Referencias Bibliográfica:

– Martini, F; Timmons, M; Tallitsch, R. 2009. Anatomía Humana. Sexta edición. Editorial Pearson Educación, Madrid. 239- 245 pp.

– Peate, I; Nair, M. 2017. Anatomía y fisiología para enfermeras. Primera edición en español. Editorial el Manual Moderno. 306- 310 pp.

– Tresguerres, J; Calderón, A; Villanúa, M. 2009. Anatomía y fisiología del cuerpo humano. Primera edición. Editorial McGraw-Hill/Interamericana de España. 19- 26 pp.