Diabetes una enfermedad crónica que debe tratarse. Tipos

Diabetes
Hoy en día es extraño que nadie esté al tanto de lo que es la diabetes, aunque no todo el mundo sabe los problemas que implica, los cuidados que se necesitan y lo que significa en realidad.

A pesar de que no se trata de algo desconocido para casi nadie, muchas personas no consideran la diabetes como una enfermedad crónica. Y lo es. En cambio, lo más probable es que si les preguntan si toman «algo para el azúcar» o si «tienen azúcar», digan que sí, aunque antes hayan dicho que no tienen ninguna enfermedad crónica.

Causas que producen diabetes

Pero, ¿por qué hay personas que padecen esta enfermedad y le dan tan poco importancia? La respuesta es muy sencilla. La diabetes no duele, no molesta… Pocos pacientes se quejan de ella. Sin embargo, dan muchísima importancia a enfermedades que sí les limitan su día a día, como son, por ejemplo, la artrosis.

Es una enfermedad «silenciosa». No se conocen a ciencia cierta las causas que originan los dos tipos más habituales de diabetes, que vamos a desgranar más adelante.

Sí se sabe que lo que sucede cuando se tiene diabetes es que el nivel de glucosa o azúcar en la sangre es anormalmente alto. ¿La glucosa es importante para el organismo? Rotundamente sí. Es de lo que se nutre nuestro cerebro, nuestros músculos y lo que nos proporciona energía. Pero debe estar en una proporción equilibrada.

¿Qué tipos de diabetes existen?

Los tres tipos de diabetes más importantes son los conocidos como diabetes tipo 1, diabetes tipo 2 y diabetes gestacional.

La diabetes tipo 1 es, como la tipo 2, de origen desconocido, como ya hemos señalado anteriormente. Lo que sí conocemos es que el sistema inmunológico del cuerpo ataca a las células pancreáticas. Estas células son las responsables de la generación de insulina, la sustancia que mantiene equilibrados los niveles de la glucosa en la sangre.

Por lo general, este tipo de diabetes suele aparecer en niños y personas jóvenes y el tratamiento principal es la insulina.

La diabetes tipo 2 aparece por norma general en gente adulta. La causa es igualmente desconocida, pero sí es cierto que existen factores predisponentes, es decir, que facilitan la aparición de la misma. Estos factores son la obesidad, el sedentarismo, la mala alimentación, por nombrar algunos.

La diabetes gestacional, por el contrario, tiene una causa conocida. Como su propio nombre indica, aparece en algunas mujeres embarazadas, que no en todas, y la causa es que durante la gestación, el cuerpo produce hormonas para ayudar con el embarazo, pero entonces sucede que estas mismas hormonas hacen que el cuerpo se haga más resistente a la insulina. Por ese motivo se eleva la glucemia.

¿De qué tratamientos disponemos para combatirla?

El tratamiento de las personas diabéticas para mantener sus niveles de glucemia en niveles adecuados va a depender, evidentemente, del tipo de diabetes de que se trate.

Vamos a hablar en primer lugar de los diabéticos tipo 1. En estas personas, el tratamiento de base es la insulina. Sí, ya de entrada, insulina. Se tenga la edad que se tenga. Es terriblemente duro para un niño hacerle entender su enfermedad y todo lo que ello conlleva, pero de eso va a depender el estado de salud que va a tener el resto de su vida.

En algunas ocasiones puede hacerse necesaria la combinación de varios tipos de insulina o incluso de tratamiento administrado por vía oral, lo que se llama de forma común, «las pastillas del azúcar». Son perfectamente compatibles, pero como hemos señalado, el tratamiento imprescindible y de base, es la insulina que el paciente debe administrarse regular y diariamente siguiendo las indicaciones de su médico a rajatabla.

En el caso de las personas que padecen diabetes tipo 2, las opciones son un poco más amplias. Todo dependerá de la cantidad de glucemia que tenga el paciente. En algunas ocasiones, llevando una dieta adecuada y haciendo ejercicio, lo que se conoce con el nombre de medidas higiénico-dietéticas, pueden controlarse las cifras.

Cuando el «azúcar» está más alto, se impone la necesidad de poner tratamiento farmacológico. La cantidad y clase de fármacos para controlar la medida de azúcar en sangre aumenta con cada día que pasa. Todos son eficaces, pero no todos pueden utilizarse en todo tipo de pacientes.

Teniendo en cuenta que esta enfermedad afecta a distintos órganos del cuerpo, habrá que seleccionar el más adecuado a cada paciente, sobre todo poniendo especial atención al grado de afectación renal.

En el caso de la diabetes gestacional, se utilizará siempre insulina.

Dieta para diabéticos

La dieta es uno de los pilares fundamentales en el tratamiento de las personas diabéticas.

No solo se deben evitar todo tipo de azúcares refinados, como los que lleva la bollería y los dulces industriales en general (bollos, magdalenas, ….) También es necesario limitar al máximo los hidratos de carbono que después del proceso correspondiente llevado a cabo dentro de nuestro organismo, se va a convertir en azúcar. Con hidratos de carbono nos referimos a patata, pan, arroz y pasta principalmente.

Esos son los alimentos que se deben reducir y / o evitar y combinarlos con un ejercicio aeróbico adecuado a cada tipo de paciente.