Dolor de barriga (abdominal), tipos y causas frecuentes

Dolor de barriga (abdominal)

El dolor de barriga es una de los motivos de consulta más recurrentes y frecuentes en los centros sanitarios. Puede llegar a ser muy inespecífico y simular enfermedades realmente graves; por eso inquieta tanto a la persona que lo padece.

Sí es cierto que cuando aparece un dolor abdominal, de mayor o menor intensidad, es indicativo de algo en el interior de nuestro organismo. Pero también lo es que un dolor muy intenso no tiene por qué indicar la existencia de una afección grave, del mismo modo que un dolor leve no tiene por qué ser causado por una patología anodina y sin importancia.

Veamos qué puede causar un dolor de barriga o abdominal.

Tipos de dolor de barriga

En el abdomen existen muchos órganos importantes, y cualquiera de ellos puede ser el causante de la aparición del dolor de barriga.

El dolor de barriga o abdominal puede ser de diferentes características, siendo las cuatro más comunes las siguientes:

Dolor abdominal generalizado: cuando el dolor de barriga se dice que es generalizado, significa que abarca una gran parte del abdomen, o algunas veces, todo. Es decir, no hay un lugar específico donde duela más. Cuando eso ocurre suele ser un problema intestinal más o menos importante, que puede ser desde un simple cúmulo de gases hasta algo más serio como una parálisis intestinal o una obstrucción.

Dolor abdominal localizado: afecta a una zona específica del abdomen, de forma que el paciente es capaz de identificar perfectamente dónde es.

Dolor abdominal de tipo retortijón: este sea probablemente el más inocente de todos los dolores abdominales. Se caracteriza por aparecer como una especie de calambre, como si se retorciera algo por dentro. Es el típico dolor de barriga que acompaña a una gastroenteritis aguda.

Dolor abdominal de tipo cólico: es un dolor que viene y va. Empieza de forma súbita y suele terminar igual. Por lo general, su intensidad es bastante elevada.

Causas del dolor de barriga

Ya hemos dicho anteriormente que en el abdomen se localizan muchos órganos importantes del cuerpo. Muchas personas piensan erróneamente que es solo el intestino el responsable de un dolor de barriga, cuando hay muchos otros órganos potencialmente responsables como pueden ser los ovarios, el útero, la vejiga, el hígado, la vesícula, el estómago, el apéndice e incluso los riñones.

Para diferenciar un poco qué órgano puede ser el causante, vamos a dividir el abdomen en 9 cuadrantes. Trazamos dos líneas imaginarias de arriba a abajo, dejando el ombligo en el centro, y otras dos de izquierda a derecha, de modo que nos quedarán 9 espacios. Hay que tener en cuenta que esto es orientativo, no es exacto. Comencemos:

– Si el dolor parece en el primer cuadrante, es decir, arriba a la derecha, puede ser producido por una alteración estomacal, bien sea una úlcera, una gastritis o simplemente gases.

También puede deberse a un problema hepático o más probablemente que afecte a vesícula como cálculos o barro biliar.

– Si el dolor afecta a la zona superior central, suele ser con toda probabilidad debido al estómago, con las mismas causas que antes, gastritis, hernia de hiato… Pero cuidado, en según qué pacientes, los que padecen diabetes, por ejemplo, este dolor puede ser indicativo de un problema cardíaco.

También puede deberse a una afección pancreática.

– Si afecta al cuadrante superior izquierdo, las causas van a ser muy similares a las anteriores. No las repetimos.

– Cuadrante medio derecho: en esta localización el dolor puede deberse a algún problema de tipo ginecológico, como quistes ováricos. Otra posible causa es la infección urinaria o los cólicos de riñón.

– Cuadrante central: es la zona donde localizamos el ombligo. El dolor en esta localización suele deberse a gases, estreñimiento, diarrea, infecciones urinarias o problemas uterinos. El páncreas también se ve involucrado en esta zona.

– Cuadrante central izquierdo: el intestino suele ser el responsable del dolor en la mayoría de los casos, bien sea por existencia de divertículos, estreñimiento; en otros caso, los cólicos de riñón también producen dolor en esta parte.

– Cuando el dolor se localiza en el cuadrante inferior derecho, la inmensa mayoría de las veces el responsable es el apéndice inflamado, es decir, apendicitis.

– El dolor en la zona inferior central suele ser casi siempre por infecciones urinarias.

-Por último, pero no por ello menos importante, en el cuadrante inferior izquierdo, el dolor suele corresponder a infección de divertículos, estreñimiento pertinaz o impactación fecal.

Todos estos síntomas pueden verse acompañados o no de fiebre, vómitos, quebrantamiento del estado general, diarrea, coloración amarillenta de piel y mucosas…, ello y las pruebas de imagen (Rx, TAC, Ecografía…), junto con analítica de sangre y orina llevarán al profesional médico a un diagnóstico exacto del origen del dolor de barriga.

Tratamiento

Para tratar el dolor abdominal, lo mejor es averiguar primero la causa. La administración de analgésicos de forma demasiado precoz puede enmascarar el origen del dolor que, en ocasiones, puede tener un desenlace fatal. Por eso se hace imprescindible una exploración exhaustiva.

Una vez identificado, suele tratarse con una analgesia suave, tipo paracetamol, y reposo alimenticio con hidratación abundante si la causa es una gastroenteritis; pueden asociarse antibióticos si la causa se presume infecciosa (bien diarrea infecciosa o diverticulitis); si el dolor es más intenso, los antiespasmódicos van a jugar un papel primordial.

Si la causa es gástrica, como una úlcera o una hernia de hiato, un inhibidor de la bomba de protones o protector gástrico serán la solución.

Si se trata infección urinaria, se suministran antibióticos.

En cualquier caso, no se debe generalizar y hay que tratar enfermos y no enfermedades, porque no todos los dolores de barriga o abdominales se manifiestan del mismo modo.