Qué es la enfermedad de Parkinson, síntomas y diagnóstico

Enfermedad de Parkinson
La enfermedad de Parkinson se caracteriza por ser un padecimiento degenerativo de las neuronas productoras de dopamina de la sustancia negra, de presencia de cuerpos de Lewy y de otras neuronas no productoras de dopamina de otras partes del cerebro. El Parkinson impide el paso de la dopamina al musculo estriado del cerebro y finalmente a la parte motora del cerebro. Para que la enfermedad de Parkinson se presente debe de haber un desgaste de la sustancia negra de un 65 a 85%, afectando de forma grave después de que la persona lleva de 10 a 15 años con la enfermedad.

La enfermedad de Parkinson es muy común en todo el mundo, ya que afecta a 4.6 millones de personas entre mujeres y hombres de todos los países, y que normalmente suele ocurrir a partir de entre los 60 y 65 años de edad en adelante. Ha sido descrita por primera vez en el año 1817 por el doctor James Parkinson, quien se dio cuenta de esta enfermedad luego de estudiar a una cantidad de personas que presentaban ciertos síntomas de la enfermedad.

En la enfermedad de Parkinson se afectan todos los tipos de memoria (memoria operativa, memoria explícita y la implícita) por lo que los pacientes presentan dificultad a la hora de aprender algo nuevo, también presentan cambios en el recuerdo libre, aunque alguna información nueva se guarde, no les es fácil recordarlas.

Signos y síntomas de la enfermedad de Parkinson

Principalmente los pacientes presentan: temblor de reposo, bradicinesia, rigidez muscular y cambios en los reflejos posturales.

Bradicinesia

Constituye la etapa inicial de la enfermedad que comienza con una lentitud en los movimientos de la persona, y en la ejecución de las tareas cotidianas, los parpadeos y muecas en el individuo tienden a reducirse, van disminuyendo el tono de la voz y no hay alegría en la expresión facial. Las personas con este padecimiento normalmente suelen ir perdiendo ciertas capacidades motoras como, por ejemplo, abotonarse una camisa o tomar un cubierto a cuchara. Puede haber caída de la saliva por la comisura debido a que la deglución disminuye.

Temblor de reposo

Se trata de un síntoma común en las personas que tienen Parkinson, suele presentarse en alguna parte específica del cuerpo para luego extenderse a todas las extremidades. Puede afectar los labios, la barbilla, la mandíbula. Suele desaparecer durante el sueño y cuando el paciente está en movimiento. Sin embargo puede mejorar con dopamina.

Rigidez

Es un aumento de la resistencia al movimiento, que se presenta más que todo en el movimiento articular. La persona que lo padece puede sentir dolor en el hombro, rigidez en cuello, antebrazos muñeca y rodillas, escoliosis o inclinación a un lado de la columna.

Alteración de los reflejos posturales

Es una manifestación tardía de la enfermedad que puede llegar a provocar caídas, ya que la persona pierde la capacidad para frenarse o puede golpearse contra paredes.

Durante esta fase tardía se presentan también bloqueos al caminar como si se quedaran pegados al suelo, o que la persona se quede congelada porque no pueda moverse. Suele ocurrir al dar giros en lugares estrechos, en lugares frecuentados. No es útil en este caso el tratamiento con dopamina más bien pudieran aplicarse otras técnicas, por ejemplo dejarse llevar por el ritmo de una música, levantar el pie al dar un paso etc. Se recomienda el uso de bastones y caminadores para que el paciente tenga una mejor estabilidad y se reduzca el riesgo que tienen de caerse

Manifestaciones clínicas no motoras de la enfermedad de Parkinson

El paciente presenta un desgaste cognitivo, depresión, apatía, fatiga, síntomas sensoriales como dolor, piernas inquietas, pérdida del olfato. Otros síntomas son estreñimiento; problemas urinarios; impotencia; pérdida de peso; trastornos del sueño tales como: sueños vívidos, somnolencia, sueño fragmentado etc.

El enfermo también puede presentar demencia siendo más común en pacientes de más de 80 años de edad.

Diagnóstico de la enfermedad

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson puede observarse gracias a la presencia de los síntomas, la ausencia de signos extraños y a la buena respuesta que presente el paciente al tratamiento de la dopamina. Sin embargo, hay que tener presente que algunos de los síntomas presentes en la enfermedad de Parkinson pueden ocurrir también durante el envejecimiento, cáncer o depresión, de allí la importancia de evaluar bien la sintomatología del paciente.

Tratamiento para la enfermedad de Parkinson

El tratamiento a utilizar va a depender de las necesidades de cada persona. Aunque actualmente no hay ningún tratamiento que modifique la enfermedad. La levadopa, que es un predecesor de la dopamina, es el fármaco más eficaz para combatir los síntomas. Es recomendable iniciar el tratamiento lo más pronto posible en dosis bajas. Esta medicina mejora las manifestaciones motoras de la enfermedad de Párkinson, ayuda a la independencia, incrementa la calidad de vida y la prolonga. Cabe mencionar que la demencia no mejora con el uso de la levadopa.

Actualmente no existe una cura como tal para la enfermedad del Parkinson. Sin embargo, se han estado realizando diversos estudios moleculares sobre mutaciones y análisis genéticos de las personas que poseen esta patología, con el fin de obtener los genes claves que promueven su desarrollo e inactivarlos en el futuro aplicando tratamientos médicos para poder evitar la enfermedad.

También, entre los tratamientos, se puede incluir los procedimiento quirúrgicos para reparar las lesiones de la corteza motora, lo que en algunos caso se logró disminuir los temblores. No obstante, aunque se encuentra algo de mejoría no cura por completo la patología, ya que se siguen presentando ciertas deficiencias motoras en los pacientes.

Referencias Bibliográficas

– Duaso, E; Garnica, A; Gutiérrez, O; Mariscal, A; Martínez, J; Montero, N; Rojo, A. 2009. Guía de buena práctica geriátrica, enfermedad de Parkinson. Sociedad española de geriátrica y gerontología y
– ELSEVIER ESPAÑA. 1- 4 pp.

Herrera, F. 2016. Historia natural de 78 enfermedades, manual gráfico. Primera edición. Editorial Manual Moderno. 97- 99 pp.