Picaduras de las avispas, toxicidad, síntomas y tratamiento

Foto seleccionada para picadura de las avispas

Los variados mecanismos de defensa de los insectos les proporcionan características tóxicas importantes que deben ser estudiados con detalle, ya que mucho de ellos pueden producir efectos clínicos desde leves a graves dependiendo tanto de la especie como de la vulnerabilidad de la víctima, también pueden ocasionar la muerte si no se atiende con prontitud. Como se nombró al principio, los variados mecanismos de defensa que involucran tanto a pasivos como activos son utilizados para tratar de ahuyentar a los posibles depredadores, pero en ocasiones y sobre todo si son provocados estos mecanismos se pueden convertir en verdaderas armas letales con las que pueden atacar como es el caso del tema que nos ocupa: picaduras de las avispas.

Toxicidad de las picaduras de las avispas

Las picaduras de las avispas pueden ser realizadas por las diferentes especies que conforman la familia Vespidae, estas avispas poseen un aguijón retráctil con el cual inoculan el veneno. El aguijón en las avispas es liso y recto a diferencia de las abejas , motivo por el cual pueden picar repetidas veces inyectando pequeñas dosis de veneno sin morir en el intento, el veneno de las avispas posee un conjunto de sustancias que pueden resultar tóxicas y causarle daño al ser humano, entre estas sustancias tenemos proteínas y enzimas como fosfolipasas A y B, hialuronidasas, antígeno 5, también podemos encontrar péptidos como kinina y mastoparan , además de aminas biógenas de tipo serotonina e histamina.

Cada uno de estos compuestos realiza actividades a nivel celular, causando molestias a nivel local y sistémico comprometiendo en ocasiones la vida de la víctima. Es necesario destacar que los efectos tóxicos del veneno de las avispas puede variar entre las especies e incluso entre ellas, también dependerá de la cantidad de veneno inoculado, por lo que el efecto puede verse potenciado si la persona es picada más de una vez o es atacado por varios de estos insectos propiciándole cientos de picaduras. Según los estudios los efectos tóxicos que pueden generar las picaduras de las avispas están la disfunción orgánica que involucra al sistema cardiovascular, al sistema renal, entre otros, las toxinas de las avispas también actúan a nivel respiratorio por lo que puede causar afecciones alérgicas graves como anafilaxia en la que la respiración se ve obstruida.

Efectos clínicos causados por las picaduras de las avispas

Como se mencionó en la parte anterior, la picadura de las avispas pueden causar efectos tóxicos que van desde lesiones directas causadas por el veneno, hasta reacciones alérgicas de hipersensibilidad local y sistémica. En nuestro caso comenzaremos a describir los efectos clínicos que producen la hipersensibilidad tras la picadura de las avispas.

Las primeras reacciones de hipersensibilidad que se producen actúan a nivel local y específicamente en la piel, en este caso la sintomatología presente son las más típicas que involucran dolor, inflamación y enrojecimiento de la zona afectada, pudiendo desaparecer rápidamente en un lapso no mayor de 24 horas, posterior a esta puede aparecer una reacción similar en la piel pero con un diámetro más grande (mayor a 10 cm) en la que destaca la inflamación alrededor de la picadura, dolor punzante , picazón y edema, estas lesiones también pueden evolucionar satisfactoriamente en un lapso de 24 horas sin ayuda de medicamentos en personas normales o no alérgicas.

Cuando la persona tiene un rango mayor de compromiso alérgico, se presentan los primeros síntomas sistémicos, los cuales pueden aparecer rápidamente en un lapso comprendido de 10 a 20 minutos y es caracterizado por la aparición de la ansiedad, urticaria en todo el cuerpo acompañado de malestar general y prurito.

Seguidamente y junto con la evolución anterior en el mismo tiempo estipulado, la sintomatología puede agravarse con la aparición de la obstrucción de la vía respiratoria, en la cual se observan síntomas como sibilancia, disnea, ronquera, debilidad y confusión, además de presentar problemas para tragar y para hablar. Estos síntomas pueden aparecer rápidamente, sobre todo si las picaduras son realizadas en la cara, la lengua y en la zona del cuello a la altura de la garganta.

Finalmente, en la reacción de hipersensibilidad por las picaduras de las avispas se puede desarrollar rápidamente un shock anafiláctico, con el cierre de la vía respiratoria y se manifiesta junto con hipotensión, alteración del sistema cardiovascular e incontinencia urinaria y/o fecal.

Con respecto a la toxicidad directa del veneno en el organismo se ha documentado que es posible la aparición de hemólisis intravascular, insuficiencia renal, nefropatía pigmentaria, insuficiencia hepática, daño al sistema nervioso central entre otros.

Tratamiento frente a las picaduras

El tratamiento que se utilice para aliviar los efectos de las picaduras de las avispas dependerá del tipo de lesión provocada, además de la respuesta de la víctima y si es alérgica o no. En las personas que solo desarrollan síntomas locales como enrojecimiento e inflamación, los efectos suelen pasar por sí solos, sin embargo, se puede ayudar en la reducción de estos síntomas molestos con terapias naturales tales como la aplicación de compresas frías en la zona afectada o hielo, en algunas localidades utilizan remedios caseros, por ejemplo compuestos ácidos como el vinagre debido a la naturaleza alcalina del veneno de las avispas, así como gel de aloe de vera. Sin embargo, es necesario destacar que estos remedios deben ser avalados científicamente para comprobar su utilidad.

Ante la presencia de síntomas más severos se debe llevar a la persona al centro de salud más cercano, en el cual se le pueda administrar antihistamínicos y algún tipo de corticoides, además de prestarle la debida atención ante una emergencia mayor.

También existen tratamientos preventivos , con los que se trata de evitar que tras la picaduras de las avispas aparezcan sintomatologías de gravedad, este tipo de tratamiento se llama inmunoterapia y consiste en la inoculación de veneno purificado en pequeñas dosis que va aumentando durante un periodo controlado de tiempo, de manera que las reacciones alérgicas por la picaduras de las avispas ya no serán un problema en el futuro, para la realización de esta inmunoterapia se deben evaluar los pro y contras en cada persona.

Referencias

  • Álvarez, J. (2001).
  • Dongol, Y.; Dhananjaya, B.; Shrestha, R.; Aryal, G. (2014).
  • Hodgson, E. (2013).
  • Marqués, L. (2010).
  • Peña. L.; Pineda, M.; Hernández, M.; Rodríguez-Acosta, A. (2006).