Antivirales, uso, clasificación (tipos) y resistencia

antivirales

Se llaman con la palabra de antivirales, a las sustancias que tienen el atributo de inhibir el crecimiento y desarrollo de los virus que afectan a un organismo. Estos fármacos no eliminan al virus por completo, pero sí proporciona un alivio en los síntomas provocados por estos, al reducir la carga presente en las células.

Existe gran variedad de virus en la actualidad, pero cada uno de ellos es indispensable la maquinaria metabólica celular de otro ser para poder reproducirse, ya que los mismos carecen de ellas. Al utilizar las células del hospedador para reproducirse, los fármacos antivirales van dirigidos a la interrupción de las rutas que utilizan las células para su replicación y así, evitar que estos la utilicen como diana para su beneficio.

Los antivirales, pueden producir efectos negativos o como mejor se conoce efectos secundarios en la salud del que los usa, ya que al agredir las rutas bioquímicas y metabólicas de las células que parasitan, producen un desequilibrio y por ende un funcionamiento inadecuado de los sistemas.

Uso de antivirales

Los antivirales son usados para combatir a los virus que logran traspasar el sistema inmunitario, de manera que puedan evitar que estos se reproduzcan e infecten más células. Entre los virus más comunes que se pueden tratar con antivirales están el herpes simple y zoster, hepatitis B y C, influenza y citomegalovirus. Mientras que otros virus como el dengue, rotavirus, sarampión y rubeola no se puede tratar con antivirales.

Para que el uso de los antivirales tenga una buena respuesta, se recomienda que se utilice al comienzo de la infección. Esto incrementa la probabilidad de que el tratamiento sea exitoso; sin embargo, así la infección haya avanzado pueden tomarse. Cuando se usan los antivirales, se obtienen beneficios como la recuperación más rápida del individuo, supresión de síntomas como la fiebre y otras molestias. Además, disminuyen la aparición de algunas complicaciones en personas con el sistema inmunitario comprometido.

Clasificación

La clasificación de los antivirales está basada según su mecanismo de acción. En nuestro caso, clasificaremos a los antivirales en tres clases, las cuales a su vez presentaran subdivisiones en las que se explica el ataque específico que utiliza el fármaco contra los virus.

Antivirales que impiden la penetración viral

Este tipo de sustancia tiene como función evitar que los virus penetren a las células del organismo. Para lograr esto, los antivirales van dirigidos contra varias moléculas, a las cuales se unen para evitar que los virus las utilicen para anclarse, penetrar e inyectar su material genético. Estas moléculas son:

  • La neuroaminidasa
  • La proteína CD4
  • CCR5, un correceptor de una quimiocina
  • M2 es una molécula de un virus

Como representante de este grupo tenemos a Oseltamivir, zanamivir, maraviroc, amantadina, tromantadina y rimantadina.

Antivirales que impiden la replicación genética viral

Hay virus que logran introducirse en las células del organismo y comienzan a usar la maquinaria de síntesis de ADN celular. Para ello, es necesario utilizar varios complejos enzimáticos, que ayudaran a los virus a sintetizar su material genético. Es a este complejo enzimático adonde se dirige la acción de los antivirales, ya que al no poder utilizar las enzimas, no se sintetizará su material genético, por lo cual no se llevará a cabo su replicación. Entre ellas están:

  • ADN polimerasa
  • Transcriptasa inversa
  • Integrasa
  • ARN polimerasa

Alguno de estos fármacos son compuestos análogos de las bases que conforman las hebras de ADN, por lo que al momento en que el proceso de replicación se encuentra con una de ellas, dicha replicación se detiene, lo que conlleva a que los virus no tengan el material genético para propagarse. También pueden actuar impidiendo la unión del ácido nucleico al de la célula infectada.

Los antivirales que pertenecen a este grupo están aciclovir, valaciclovir, ganciclovir, valganciclovir, ribavirina, penciclovir, famciclovir, zidovudina, estavudina, telbivudina, lamivudina, emtricitabina, abacavir, adefovir-dipivoxil, tenofovir-disoproxil, raltegravir, elvitegravir y dolutegravir.

Antivirales que impiden el ensamblaje de partículas virales

Este tipo de antiviral es el que se encarga de impedir que las partículas nuevas de los virus que se han generado, puedan ser utilizadas en su forma útil. Muchas de estas partículas son proteínas que para que sean funcionales, son cortadas en sitios específicos, lo que les dará una conformación para ser utilizada por los virus. Los antivirales de este grupo atacan a las moléculas encargadas de realizar estos cortes, motivo por el cual, aunque se sintetice la proteína no podrá ser utilizada ya que no estará disponible en su versión funcional. El blanco de estos antivirales son :
Proteasas del virus del VIH y de la hepatitis C.

Entre los antivirales que tienen este mecanismo de acción podemos mencionar a indinavir, lopinavir-ritonavir, saquinavir, atazanavir, darunavir, simeprevir y paritaprevir.

Resistencia de los virus

Al igual que las bacterias forman resistencia a los antibióticos, los virus también han desarrollado esa capacidad para librarse de los fármacos antivirales, sobre todo aquellos que tienen una alta tasa de mutaciones. Para contrarrestar y evitar esto, se ha optado por usar una combinación de antivirales de manera que se pueda asegurar la eficacia del tratamiento, potenciando así el efecto que puede ejercer cada uno de ellos en el virus y evitar que se replique e infecte otras células.

Autores consultados

  • De León, F. (2012)
  • Martín, C.; Blanco, J.; Tuset, M. (2002)
  • Pérez, J. (20002)
  • Tuset, M.; Martín, M.; Miro, J.; Del Cacho, E.; Alberdi, A.; Codina, C.; Rivas, J. (2003)