Corticoides, corticosteroides, qué son, clasificación y efectos

Corticoides, corticosteroides

Los corticoides o también denominados corticoesteroides, se encuentran de manera natural en el organismo, ya que son un tipo de hormona producida por las glándulas suprarrenales, también se puede encontrar de forma sintética como fármacos o medicamentos que pueden surgir en la mayoría de las ocasiones a partir de la modificación de los naturales.

Estos corticoides tienen la capacidad de actuar sobre los procesos inflamatorios y el sistema inmunitario, para controlar la actuación de éste sobre su propio organismo, así mismo puede actuar degradando las proteínas y transformándolas en moléculas más sencillas.

Funcionalidad de los corticoides

Las enfermedades que aquejan a los seres humanos pueden ser provocadas por agentes externos que infectan el organismo, así como también por procesos donde algunas células del cuerpo atacan, bien sea a órganos o a otros tejidos celulares del cuerpo al que pertenecen, denominándose como enfermedades autoinmunes. Estas enfermedades causan síntomas indeseables en los pacientes, que deben ser tratados con fármacos para mejorar su calidad de vida por el lapso de aquejamiento de la enfermedad, siendo uno de estos medicamentos los corticoides.

Los corticoides inhiben a escala inmunológicos los procesos inflamatorios, que en algunos casos pueden continuar como problemas graves que ponga en riesgo la vida de las personas. Entre las enfermedades donde los corticosteroides son una de las primeras líneas de tratamiento tenemos enfermedades de las vías respiratorias como el asma, las obstrucciones pulmonares que pueden se causadas por bronquitis crónica, también es efectivo en casos alérgicos que se manifiestan a nivel cutáneo, contra dermatitis atópica y en enfermedades renales como síndrome nefrótico.

Una de las funciones más importantes de los corticoides la ejerce en el sistema inmunitario en el cual tiene un efecto inmunosupresor, que permite o contribuye a los pacientes con enfermedades autoinmunes tales como artritis reumatoide, colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, psoriasis, lupus puedan mejorar. También le corresponde un rol crucial en el proceso referente a los trasplantes de órganos, en donde evita que estos puedan ser rechazados por acción del sistema inmunitario.

Clasificación

Naturalmente se pueden encontrar dos tipos de corticoides que son los glucocorticoides y los mineralcorticoides.

Glucocorticoides

Este tipo de corticoide se caracteriza por que controla el proceso metabólico de compuestos orgánicos como hidratos de carbono, proteínas e incluso las moléculas de naturaleza lipídica, lo que implica su indispensable contribución en el correcto funcionamiento de los sistemas que controlan las diferentes actividades corporales.

También es de suma importancia en los procesos que involucra el sistema circulatorio, en los que contribuye a la regulación de las contracciones cardiacas, además de ser fundamentales en la regulación del sistema inmunitario y ayudar en el proceso de desarrollo y crecimiento óseo.

Mineralcorticoides

Tal como su nombre lo indica, los mineralcorticoides son aquellos que ejercen un efecto regulador sobre los elementos electrolíticos como sodio y potasio, esta función es en extremo importante ya que es necesaria esta estabilidad para permitir que la actividad celular se desarrolle con normalidad, permitiendo así que el cuerpo se encuentre en una prefecta estabilidad hidrosalina.

Podemos nombrar dentro de los tipos de corticoides a los fármacos desarrollados por el hombre o también llamados sintéticos, estos corticosteroides provienen de los grupos anteriormente mencionados y llevan consigo algunos cambios o modificaciones estructurales en su molécula, los cuales se realizan con la finalidad de mejorar su potencia y disminuir los posibles efectos adversos.

Los sintéticos son utilizados en diversas ramas de la medicina como neurología, endocrinología, inmunología, oftalmología y vienen en distintas presentaciones como cremas, ungüentos, cápsulas, inhaladores, intramusculares, entre otros.

Mecanismo de acción en el proceso inflamatorio

Uno de las acciones más importantes que ejercen los corticosteroides es a nivel de la inflamación, en donde intervienen bien sea para controlar o inhibir el proceso, esta inflamación puede producirse por diversos motivos, tales como por efectos químicos, mecánicos, infecciosos e incluso por procesos inmunológicos que provocan las diferentes enfermedades autoinmunes. En el proceso inflamatorio se producen múltiples acontecimientos que se originan con la generación de señales y expresiones celulares que los corticosteroides son capaces de inhibir.

En primer lugar están las citosinas, que son proteínas cuya función es regular el desarrollo de células inmunitarias, los corticoides pueden inhibir la síntesis de estas proteínas que inducen al proceso inflamatorio tales como IL-1, IL-2, IL-3, IL-4, IL-5, IL-6, IL-8, en diferentes tipos de células, además algunas de esta citosinas son esenciales para la sobrevivencia de los eosinófilos en la mucosa respiratoria, por lo que inactivarlas reduce la presencia de estas células ayudando en las enfermedades respiratorias como el asma bronquial.

De igual manera los corticoides, en especial el grupo de lo glucocorticoides, pueden actuar a nivel genético y así frenar la síntesis de receptores de las citosinas y de esta manera inhibir el proceso inflamatorio.

Otra actividad destacada para la supresión de la inflamación, es que evitan la aparición de las moléculas de adhesión leucocitarias mejor conocidas como ICAM-1 y ELAM-1, lo que evita que las células implicadas en la aparición del proceso inflamatorio puedan llegar al sitio de destino, ya que no encuentran como adherirse.

Efectos secundarios de los corticoides

Así como los corticosteroides ayudan en la mejoría de los síntomas de gran variedad de patologías, el uso y la mala administración suelen provocar efectos adversos que también atentan contra la salud de los pacientes, entre los efectos adversos más comunes de los corticoides tenemos:

– Puede provocar la aparición de diabetes mellitus, esto porque hay un aumento en la gluconeogénesis y un posible desarrollo de resistencia a la insulina.

– Puede provocar osteoporosis, piel fina y pérdida de masa muscular, debido al aumento de la degradación de las proteínas.

– Debido a la retención que se produce del sodio puede aparecer cambios en la presión arterial normal, ocasionándose hipertensión.

– La función gonodal se puede ver alterada tanto en hombres, por la disminución de la testosterona, como en mujeres por la falta de producción de estrógenos.

-Al suprimir el sistema inmunitario deja vulnerable al organismo de contraer infecciones.

Biografía consultada:

Alejandre, G.; Moreno, F. (2010).
Botargues, M.; Enz, P.; Musso, C. (2011).
Brandan, N.; Llanos, I.; Horak, F.; Tannuri, H.; Rodríguez, A. (2014).
Comité Nacional de Endocrinología. (2018).
Gómez, S.; Gutiérrez, A.; Valenzuela, E. (2007).
Mullol, J.; Pujols, L.; Picado, C. (1996).
Pérez, M. (2013).