Qué es la quimioterapia, tipos y efectos en el paciente

Centro de quimioterapia
Centro de quimioterapia
Agencia Brasilia/CC BY 2.0

Se conoce como quimioterapia al proceso terapéutico mediante el cual se utilizan una serie de fármacos, los cuales tienen la finalidad de eliminar o curar tumores malignos a los que se les denomina comúnmente como cáncer. Dependiendo del tipo de tumor, se utilizaran los fármacos adecuados para la quimioterapia; ya que alguno de estos fármacos pueden tener una efectividad elevada sobre algunos tumores, esto también dependerá de la salud que tenga el paciente al momento de comenzar los ciclos de tratamiento.

¿Para qué se utiliza la quimioterapia?:

Como se mencionó anteriormente, uno de los objetivos principales es eliminar en su totalidad el tumor maligno que puede invadir el cuerpo de las personas y amenazar su vida. Igualmente se utiliza para mejorar los síntomas presentados por los efectos del cáncer, tratando de brindar a las personas una mayor calidad de vida y alargar en lo más posible los días de vida.

¿Cómo funciona la quimioterapia?

Para comprender mejor el proceso de la quimioterapia, se hace necesario entender el funcionamiento del organismo. Normalmente, las células que componen todo nuestro cuerpo están dividiéndose en células nuevas, las cuales van a reemplazar a las células muertas o envejecidas de los distintas partes del cuerpo. El problema comienza cuando esta división se sale de control por efectos de células defectuosas o malignas las cuales se multiplican muchas veces sin control hasta formar la masa de los tumores.

Los fármacos quimioterapéuticos actuarán en este proceso de división; estos fármacos van a impedir que el proceso de división celular se lleve a cabo y también pueden destruir estas células y con ello hacer que el tumor comience a ceder hasta su completa eliminación, provocando así la mejoría del paciente. Para este proceso se utilizan dos tipos de fármacos que son los biológicos o citostáticos, los cuales van dirigidos a impedir la replicación celular y están los citotóxicos que son los encargados de destruir el tumor provocando la muerte celular.

Tipos de quimioterapia

Actualmente la quimioterapia se ha dividido en tres tipos, que se utilizarán dependiendo del estado de la enfermedad y las condiciones que tenga el paciente. Estos tipos de quimioterapia son los que seguidamente exponemos.

Quimioterapia de inducción

Se denomina quimioterapia de inducción cuando la primera opción para combatir los tumores es la quimioterapia y no otros tratamientos más localizados. El objetivo de realizar la quimioterapia de inducción es en primera instancia disminuir el tumor para que pueda ser abordado posteriormente con otras técnicas localizadas como las cirugías, así mismo, se trata de proteger al organismo de posibles células malignas que hayan escapado a otras partes del cuerpo y que no hayan sido detectadas. Esta opción es considerada cuando la enfermedad está en un grado avanzado y las demás opciones no ofrecen posibilidad de curación. A este tipo de quimioterapia también se le conoce con el nombre de neoadyuvante.

Quimioterapia adyuvante

Cuando hablamos de quimioterapia adyuvante, es aquella que se utiliza posteriormente a un tratamiento localizado como lo son las cirugías y la radioterapia. La finalidad es eliminar cualquier remanente celular que haya quedado luego del primer tratamiento, y así evitar una recaída o aparición de un nuevo tumor en otra parte del cuerpo. De esta manera se busca asegurar una curación total del organismo.

Quimioterapia concomitante

En este tipo se utiliza la quimioterapia simultáneamente con otros tratamientos como la radioterapia. El objetivo de esta combinación es buscar una mayor eficacia al momento de atacar el tumor, ya que se aumenta la potencia entre las técnicas y los fármacos usados.

Administración

Luego de la valoración médica y realización de estudios, el médico tratante podrá escoger la vía en la que mejor conviene administrar los fármacos. Actualmente la administración de los fármacos quimioterapéuticos se administran de dos maneras que son: administración sistémica y administración local.

Administración sistémica

Cuando se necesita que el medicamento llegue a todas partes del cuerpo, se habla de administración sistémica ya que la misma utiliza el torrente sanguíneo. Para esto, se puede aplicar de dos maneras que son por la vía oral, con la cual se suministra, bien sea en forma de pastillas o sobres, los cuales serán absorbidos por el intestino y pasar al torrente sanguíneo. La otra forma más directa es por medio de una inyección, que se puede aplicar de varias formas como son por punción venosa (intravenosa) siendo esta la elección más frecuente, punción en una arteria (intra-arterial), en un músculo (intramuscular).

Administración local

Como su nombre lo dice, la administración de los fármacos es más localizada en los sitios donde pueda estar el tumor. Esta administración también tiene varios tipos como son: la administración intracavitaria, que es la región que ha quedado luego de la extirpación del tumor, está también la administración intersticial que es cuando se coloca dentro del tejido cerebral, la aplicación en el líquido cefalorraquídeo o intratecal, también existe la aplicación directamente sobre los tumores denominados como intratumoral.

La duración del tratamiento y los ciclos va a depender del grado de la enfermedad y de los fármacos utilizados para combatirla. Finalizado cada ciclo de tratamiento debe cumplirse un tiempo de descanso, para que el organismo pueda recuperarse de los efectos secundarios que puede provocar la quimioterapia.

Efectos secundarios de la quimioterapia

Existen varios efectos secundarios asociados a la implementación de los fármacos quimioterapéuticos, ya que estos pueden actuar tanto en las células malas como en las buenas del organismo provocando así un desequilibrio. Entre los efectos secundarios estadísticamente más observables podemos mencionar:

– Malestar en el estómago, por lo que puede traducirse en vómitos y diarreas.

– Mareos.

– Sequedad en la boca.

– Anemia.

– Falta de apetito.

– Los glóbulos blancos o leucocitos pueden verse afectados, normalmente disminuyen, lo que implica una baja respuesta de defensa frente a otros patógenos.

– La piel es otro órgano donde son marcados los padecimientos.

– El cabello se desprende, efecto que recibe técnicamente el nombre de alopecia y es uno de los signos más visibles en este tipo de tratamiento.

Autores consultados

  • American Brain Tumor Association (2014)
  • Asociación Española contra el cáncer (2011)
  • Cajaraville, G.; Carreras, M.; Masso, J.; Tames, M. (2002)
  • Hospital Donostia, Servicio de Oncología Médica (2011)