Enfermedades producidas por microorganismos

Enfermedades producidas por microorganismos

Salvo algunas excepciones en las que los microorganismos resultan beneficiosos para la salud, estos agentes microscópicos causan enfermedades. Estas enfermedades producidas por microorganismos pueden ser más o menos graves, llegando incluso a provocar la muerte.

Enfermedades producidas por microorganismos bacterias

Las bacterias causan enfermedades. Algunas de ellas se ven con relativa poca frecuencia, pero no por eso son menos importantes. Normalmente cada bacteria provoca una enfermedad determinada; pero también se da el hecho de que una misma bacteria puede provocar enfermedades diferentes según el lugar del cuerpo en el que se aloje.

Botulismo: es una enfermedad producida por la bacteria llamada Clostridium Botulinum. La causa de la infección por esta bacteria puede ser a través de una herida abierta o por comer alimentos mal enlatados o mal conservados. Se diagnostica muy fácilmente por la forma en la que se ha contagiado. Se manifiesta con los síntomas propios de una gastroenteritis aguda, dificultad para tragar y hablar, visión doble y parálisis generalizada (en todo el cuerpo). Su tratamiento consiste en la administración de toxina botulínica.

Cólera: producida por la bacteria Vibrio cholerae, tiene un modo de transmisión persona-persona. Muy habitual en países subdesarrollados o en vías de desarrollo, se produce por la ingesta de agua contaminada. Las manifestaciones son las de una gastroenteritis que puede llegar a deshidratar a la persona afectada.

Impétigo: esta enfermedad ocasionada por microorganismo estreptococos es muy habitual en niños. Puede producirse por lesiones en la piel, mordeduras, picaduras de insectos… Provoca unas ampollas purulentas muy pruriginosas que aparecen principalmente alrededor de la boca y de la nariz, pudiendo extenderse a brazos, piernas y otras zonas del cuerpo.

Meningitis: causada por la bacteria Neisseria meningitidis, es una enfermedad muy grave que debe ser tratada de inmediato o puede llegar a provocar la muerte. Esta bacteria inflama las meninges (membranas que se encuentran recubriendo cerebro y médula espinal), produciendo vómitos incoercibles, rigidez de nuca, fiebre, dolor de caza, hipersensibilidad a la luz… Su gravedad es extrema.

Esto es sólo una muestra de las enfermedades que pueden ser producidas por las bacterias. Veamos otro tipo de enfermedades producidas por microorganismos.

Enfermedades producidas por microorganismos virus

Gripe: de entre todas las enfermedades producidas por microorganismos víricos, la más conocida y común es la gripe. Sus síntomas son los que podría tener un resfriado, pero más acusados. Fiebre alta, quebrantamiento generalizado, dolor de cabeza… Su transmisión es aérea, mediante las llamadas gotitas de Flügge, que se expulsan al toser, respirar o incluso al hablar.

Su tratamiento es sintomático, ya que, en ocasiones, la vacuna no resulta efectiva.

Herpes: entre las enfermedades producidas por microorganismos víricos más comunes, encontramos el herpes. Está causada por el herpesvirus y sus manifestaciones son en forma de pequeñas ampollas que se disponen en racimos, agrupadas. Pueden localizarse en cualquier parte el cuerpo, siendo especialmente peligrosas en ojos y oídos. Estas ampollas producen picor y en ocasiones son extremadamente dolorosas, llegando a persistir el dolor incluso después de desaparecer las lesiones.

Mononucleosis: producida por el virus de Epstein-Barr y conocida más comúnmente como la enfermedad del beso, se contagia por la saliva y la proximidad. Provoca dolor de garganta, inflamación de los ganglios, dolor de cabeza, fiebre, esplenomegalia… No es grave. Su tratamiento es sintomático y no existe vacuna preventiva.

Después de estos ejemplos, vamos a ver otro tipo de enfermedades producidas por microorganismos.

Enfermedades producidas por microorganismos hongos

Onicomicosis: se trata de una enfermedad que afecta a las uñas, ya sea de las manos o de los pies indistintamente. Se ve favorecida por el exceso de humedad que es un excelente caldo de cultivo para los hongos. Las uñas afectas se hacen quebradizas, cambian a un color amarillento y se «ahuecan», dejando un espacio entre la piel y lo que es la uña propiamente dicha. El tratamiento es local, a base de «esmaltes antifungicos», aunque en ocasiones se hace necesario el tratamiento mediante la ingesta de antimicóticos.

Candidiasis vaginal: enfermedad muy común, molesta y en ocasiones de difícil resolución. Puede aparecer en mujeres de todas las edades. Su aparición puede verse favorecida por un descenso en las defensas, ingesta de determinados antibióticos y también por contacto sexual. El tratamiento, al igual que en el caso anterior, suele ser tópico, pero a veces se hace necesario el tratamiento ingerido.

Y ya en última instancia, vamos a ocuparnos de las enfermedades transmitidas por protozoos.

Enfermedades producidas por microorganismos protozoos

Malaria: transmitida por un protozoo del género Plasmodium y en el que actúa como vector un mosquito del género, Anopheles, que con su picadura puede contagiar a personas y animales, todo en función de la especie de mosquito en cuestión, pues existen varias. En humanos tiene una elevada mortalidad si afecta a niños pequeños o mujeres embarazadas. Se manifiesta por dolor de cabeza, malestar general, cansancio extremo, dolor muscular.

Como curiosidad, cabe destacar que es la hembra de este insecto la que transmite la enfermedad, cuyo tratamiento es a base de cloroquina.

Toxoplasmosis: el protozoo Toxolasma gondii, es el responsable de esta enfermedad. Se transmite mediante las heces de los gatos o por la ingesta de carne poco cocinada. Provoca sudores nocturnos, malestar, dolor de garganta, de cabeza, inflamación ganglionar… Se trata con pirimetamina y la toxoplasmosis es una enfermedad a la que hay que prestar atención en mujeres embarazadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *