Microorganismos, tipos, existen beneficiosos y perjudiciales

Microorganismos, tipos, microorganismos beneficiosos y perjudiciales

Los microorganismos son seres vivos, que son estudiados por la ciencia denominada microbiología. Son tan, tan pequeños, que no son visibles por el ojo humano a simple vista, y se necesita de un microscopio para su visualización y estudio.

Aúna tanto organismos unicelulares como pluricelulares, tanto procariotas (bacterias), como eucariotas (ejemplo, protozoos), tanto algunas algas como a determinados hongos. Incluye incluso seres ultramicroscópicos, que sólo se ven con microscopio electrónico, como son, por ejemplo, los virus.

Su estructura es muy elemental. Se podría decir que son los seres vivos más pequeños. Algunos de ellos son beneficiosos y otros son patógenos, pero de eso nos ocuparemos más adelante.

Características principales de los microorganismos

Las características que definen a los microorganismos, así, de forma somera, son las siguientes:

– Para alimentarse y sobrevivir necesitan proteínas y carbohidratos presentes en los alimentos.

– Necesitan agua para poder crecer. Algunos microorganismos necesitan más agua que otros. Por ejemplo, las bacterias precisan menos que los mohos y los hongos.

– La temperatura a la que pueden desarrollarse y crecer es específica, no les sirve cualquiera. La idónea para que lo hagan viene a ser entre los 50 y los 60 grados.

– Asimismo necesitan oxígeno para vivir, crecer y desarrollarse.

– El ph, según lo necesiten, ácido o alcalino, serán acidófilos, neutros o alcalófilos.

– Tiempo: el tiempo que necesitan para desarrollarse depende de que las condiciones sean más o menos idóneas, y dependerán de cada microorganismo.

Clasificación de los microorganismos

Los microorganismos se caracterizan en cuatro grandes grupos que procedemos a diferenciar a continuación:

Bacterias

Las bacterias son microorganismos unicelulares, es decir, que poseen una sola célula y un solo cromosoma. Tienen cuatro formas de reproducirse: por bipartición, transducción, transformación y conjugación y además pueden ser de varias formas. Redondeados, que se llaman cocos, con forma de hélice, llamados espirilos, y con forma pequeña y curvada, como una coma, que se llaman vibrios.

Virus

Auténticos parásitos donde los haya. Para sobrevivir y reproducirse necesitan infectar una célula, ya sea animal o vegetal. Pueden ser icosaédricos, si su forma es más o menos redondeada, o cilíndricos si son alargados. Algunos virus son más complejos y constan de una cabeza y un cola o flagelo. Estos microorganismos pueden matar a la célula a la que infectan o también pueden usarla de «casa» o reservorio, esperado las condiciones o el entorno adecuados para reproducirse y liberarse.

Hongos

Los hongos son microorganismos uni o pluricelulares, eucariotas. Se reproducen por gemación. ¿Qué es la gemación? Consiste en la formación de una prominencia o protuberancia en el progenitor que va creciendo y creciendo hasta que está preparado para separarse de él y vivir por sí mismo. También se pueden reproducir por esporulación o rotura en fragmentos en el medio extracelular. Pueden ser levaduras u hongos con hifas.

Parásitos

Son los protozoos y los gusanos. Ambos son eucariotas. La diferencia entre ellos, es que los protozoos son unicelulares y los helmintos o gusanos son multicelulares. La forma de reproducirse también es diferente. Los protozoos se multiplican dentro o fuera del medio celular, mientras que los gusanos se reproducen por medio sexual.

Existen otras clasificaciones más complejas, atendiendo a su temperatura, a su inmunidad y al grado de peligro que suponen para el organismo.

Microorganismos patógenos y beneficiosos

Los microorganismos, a pesar de ser bacterias, virus, etc., pueden ser beneficiosos o no para el organismo. Vamos a ver cuáles son cada unos de ellos.

Microorganismos patógenos

Conocemos como microorganismos patógenos a aquellos que son capaces de provocar enfermedades en el organismo; engloba a los virus, las bacterias y los hongos. Infectan nuestras células, se reproducen, las matan, o bien se alimentan de ellas y producen enfermedades. Los virus, como ya hemos dicho, infectan las células; muchos de ellos son eliminados con antivirales. Las bacterias pueden llegar a liberar toxinas en el organismos y para eliminarlas se utilizan los antibióticos. En cuanto a los hongos, infectan piel, mucosas, uñas y se eliminan con antifúngicos o antimicóticos.

Microorganismos beneficiosos

Este tipo de microorganismos beneficiosos protegen nuestro organismo. conviven con nosotros, se encuentran dentro de nuestro organismo y ayudan a su correcto funcionamiento. Encontramos ejemplos de ellos en los que se localizan en la vagina; producen ácido láctico que protege de las infecciones por hongos.

Existen otras bacterias presentes en el suero de la leche que protege de las infecciones gastrointestinales y ayuda a fortalecer las defensas.

Los que se encuentran en otras zonas mucosas del cuerpo humano, como la cavidad oral, ayudan a que el crecimiento excesivo de patógenos no se desarrolle.

Parece un contrasentido, pero es así. Hay microorganismos que pueden causar enfermedades como gripe, bronquitis, micosis, neumonías, meningitis e incluso enfermedades más graves, y otros que ayudan a que estas enfermedades no se produzcan o el cuerpo humano incremente su capacidad de autodefensa para que los microorganismos patógenos no le afecten o, al menos, lo hagan en menor intensidad.