Dieta mediterránea – ventajas o beneficios para la salud

Dieta mediterránea
Dieta mediterránea
Javier Lastras(flickr.com)/CC BY 2.0

Descubre cuáles son las principales ventajas para la salud de la dieta mediterránea

¿En qué consiste la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es considerada desde el 2010 como patrimonio inmaterial de la humanidad. Consiste en un menú de productos frescos, correspondientes a las estaciones del año en que se consumen.

Es rica en vegetales, legumbres, frutas y verduras. También incluye variedades de aceites y semillas. Entre los productos que la dieta no incluye están, por ejemplo, los cereales refinados y aquellos con alto contenido de azúcar.

El concepto de dieta mediterránea es porque se trata de un hábito común en las poblaciones tradicionales del sur de países como Italia, Grecia, España y Francia.

Los alimentos prohibidos en la dieta mediterránea son los industrializados. Por ejemplo, las grasas trans, los helados, los galletitas con relleno. Los productos que también están totalmente por fuera del menú son aquellos con alto contenido de sodio, así como los congelados y los embutidos.

Los alimentos como principales fuentes de protección

Amarillo, verde y azul. Así se constituye principalmente el menú diario de la dieta mediterránea.

Alimentos como el arroz, la pasta, el pan, las galletitas clásicas, comida con poco sodio y menestras, forman parte de los “ingrediente amarillos” que todo plato de la dieta debería de tener.

El componente verde es otorgado principalmente por verduras y frutas frescas. Estos productos son ricos en vitaminas, minerales y fibras. También incluye la leche fresca y derivados descremados.

El azul es por la presencia de carnes. Carnes magras, ya sea de pollo, pescado o incluso de soja. Es importante mencionar que para seguir la dieta mediterránea, hay que consumir estos alimentos con restricción.

Uno de sus principales beneficios

La mayor virtud es constituirse como hábito alimenticio capaz de reducir el riesgo de mortalidad en la población en general. Es así que el consumo de productos que forman parte de la dieta mediterránea (por ejemplo, pescados, frutas, verduras poca carne y pocas raciones de lácteos) reducen considerablemente la mortalidad cardiovascular y cerebrovascular.

Dieta mediterránea para la tercera edad

Uno de los principales beneficios respecto a su influencia en la salud, es que tiene efectivas ventajas para adultos de la tercera edad.

Por ejemplo, una investigación realizada durante 8 años por científicos italianos arrojó como resultado que “nunca es tarde” para adoptar los beneficios de este tipo de alimentación. La pesquisa fue realizada con más de 5.000 personas de más de 65 años de edad.

El estudio demostró que las ventajas para la salud de la dieta mediterránea son aprovechadas de la misma manera, tanto por los abuelos que ya tenían el hábito alimenticio desde jóvenes como por los ancianos que ya lo habían adquirido en la vejez.

La investigación fue publicada en la revista científica British Journal of Nutrition, y fue firmada por especialistas del Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed, en Pollizzi, Italia.

Consulte a su médico antes de comenzar una dieta mediterránea

Como siempre, es necesario que consulte a su médico antes de efectuar cambios y variaciones en su alimentación. Su estilo de vida está constituido por rutinas alimentarias, que poco a poco consolidan el modo en que su organismo asimila los alimentos. Por ello, para estar cien por ciento convencido de que las modificaciones alimentarias corresponden a sus necesidades personales, será mejor consultar con un especialista.

No obstante, los productos promovidos en la dieta mediterránea se constituyen por sí mismos como alimentos saludables. La dieta incluso puede favorecer a aquellas personas que quieren perder peso. No es menor en este sentido rescatar su beneficio para prevenir enfermedades cardiovasculares, prolongar la vida y asegurar una vejez saludable.