¿Por qué incluir vino en tu dieta?, algunas posiciones de especialistas

Incluir vino en tu dieta
juantiagues(flickr.com)/CC BY-SA 2.0
Incluir vino en tu dieta

Salud y belleza, principales motivos por los que tendrías que incluir vino en tu dieta, son algunas recomendaciones que durante tiempo han estado presente en nuestra vida cotidiana. La comunidad científica es controvertida en este asunto, incluso muchos lo desaconsejan, aunque también están aquellos que lo consideran positivo, desde esta última posición favorable hablaremos en este post.

Hay quien sostiene que la ingesta de vino otorga la posibilidad de mejorar problemas ligados a la salud, hasta la reducción del estrés, las razones por las cuales incluir vino en tu dieta parecen ser, a juicio de algunos autores, extensas y múltiples. Aquí te presentamos una selección de beneficios que apuntan principalmente a mejorar tu salud y belleza.

Beneficios científicamente avalados

Si bien se suele considerar que vinos y espumantes son bebidas no saludables, lo cierto es que se ha comprobado científicamente que, por sus componentes, el vino es un gran aliado para quienes quieran desarrollar un estilo de vida beneficioso para la salud.

Por ejemplo, las personas que consumen vino en cantidades moderadas tienen un 30% menos de probabilidades de sufrir un ataque cardiaco. Así lo determinó un estudio de la Universidad de Harvard (EEUU).

Otra pesquisa demuestra que el vino posee la capacidad de disminuir las bacterias de los alimentos, protegiendo así a nuestro organismo de células cancerígenas. La investigación fue encabezada por el investigador Martin E. Weisse de la West Virginia University, también en los Estados Unidos.

Disminuye el colesterol y revierte males cardiacos

Estudios de diversas universidades internacionales han demostrado y señalado que la ingesta moderada y responsable de vino tiene beneficios ligados a la salud. Por ejemplo, como señalamos anteriormente, la investigación de la Universidad de Harvard concluyó que el vino ayuda a mantener el corazón más saludable. Incluir vino en tu dieta previene males cardiacos. La principal razón de este beneficio es que combate al colesterol que se concentra en las arterias del cuerpo.

También se ha comprobado que incluir vino en tu dieta incrementa los niveles de proteína HDL, sustancia considerada como “colesterol bueno”. No obstante, se ha sugerido que para disminuir el colesterol es más eficaz el vino tinto que el blanco.

Otro de los beneficios de incluir vino en tu dieta, sobre todo el tinto, es que reduce el crecimiento de las arterioesclerosis. El componente antiinflamatorio de la bebida actúa y ataca principalmente a lo que comúnmente se llama “colesterol malo”.

Parece reducir la depresión y el estrés

Incluir vino en tu dieta también puede ayudar a reducir el riesgo de depresión. Para algunos autores, las sustancias antioxidantes que se encuentran en el vino son grandes combatientes del estrés.

Recuerda que tanto el estrés como la depresión son dos enfermedades muy ligadas a nuestro estilo de vida, entre otros factores.

Es necesario que además de tener en cuenta el valor positivo de la ingesta de vino y las razones por las que tendrías que incluir vino en tu dieta, te replantees y consideres consultar a un especialista sobre las principales causantes del estrés y depresión.

Para mejorar la digestión también puedes incluir vino en tu dieta

Los taninos son sustancias que se encuentran en el vino. Este componente, típico del vino tinto, facilita la formación de saliva en la cavidad bucal. La formación salival parece ayudar al proceso de digestión de los alimentos.

Incluir vino en tu dieta para retrasar el envejecimiento

Tomar una copa de vino ayuda a retrasar el desarrollo de toxinas que remarcan el proceso de envejecimiento. Existe en la composición del vino una sustancia altamente antioxidante, que facilita a retrasar la expansión de las células tóxicas del cuerpo. El resveratrol, encontrado en el vino, causa la inhibición de las lipoproteínas y mejora con gran eficacia las plaquetas.

¡Ojo!

No es recomendable tomar más de dos copas de vino si es que se quieren perseguir estos objetivos según los expertos. Recordemos que a pesar de que tomar una o dos copas de vino diariamente parece saludable, los excesos siempre traen complicaciones, ya sea en corto o largo tiempo. Igualmente, como quiera que la literatura científica es discrepante al respecto, es importante que consultes con tu médico la posibilidad o no de incluir vino en tu dieta.