Rueda de los alimentos ¿Qué es? Y ¿Qué enseña?

Imagen seleccionada para rueda de los alimentos
Anton Chernov/sp.depositphotos.com

La rueda de los alimentos es una representación en forma práctica y sencilla que permite al público en general aprender a alimentarse, siguiendo las recomendaciones de los tipos de alimentos a ingerir, cantidad y frecuencia de consumo.

A nivel internacional es habitual el uso de simbología visual para realizar las recomendaciones alimentarias. En este sentido, los símbolos más ampliamente usados son: el rombo de la alimentación y la pirámide alimentaria.

La rueda de los alimentos, fue un símbolo muy usado en España en las décadas de los 70 u 80, pero en la actualidad es aún aceptado. Este fue establecido por el programa EDALNU del Ministerio de Sanidad.

Inicialmente los alimentos fueron clasificados en siete grupos. Sin embargo, los cambios en la alimentación de la población española, condujeron a la actualización de este símbolo.

Ahora, los alimentos son clasificados en seis grupos. No obstante, la reducción no se debe a la desaparición de ningún grupo, simplemente se trata de una reagrupación del tercer grupo que estaba conformado por patatas, frutos secos y legumbres, en otros dos grupos.

Es decir, las patatas pasaron al grupo I de cereales y derivados, mientras que las legumbres y frutos secos fueron reagrupados en el grupo III, de las carnes, pescado y huevos.

Cabe destacar que el único alimento completo para satisfacer los requerimientos nutricionales es la leche materna para los bebés. Después de esa etapa, el individuo necesita de una alimentación variada que pueda garantizar el aporte nutricional adecuado.

Por lo que habitualmente debe consumir alimentos de todos los grupos que están en la rueda, en proporciones adecuadas. Esto se debe a que los alimentos contienen los nutrientes esenciales específicos que el organismo necesita, pero estos nutrientes no están presentes en todos los alimentos.

¿Qué enseña la rueda de los alimentos?

La rueda de los alimentos fue ideada con el objeto de brindar a la población una guía, que le permitiera elaborar de forma sencilla una dieta variada y completa. Es por ello que en este símbolo se distribuyen los alimentos en seis grupos de acuerdo a las funciones que cumplen en el organismo.

Grupos I y II

Está conformado por alimentos energéticos, como los carbohidratos presentes en las patatas, los cereales y sus derivados y azúcares. Así como también las grasas de la mantequilla y aceites, respectivamente.

Estos son los alimentos responsables de aportar el combustible al organismo, permitiendo su normal funcionamiento. Es decir, son necesarios para poder realizar las labores cotidianas: estudiar, trabajar, bailar, etc.

Grupos III y IV

Lo integran los alimentos formadores como las proteínas. Estas favorecen el crecimiento, desarrollo y mantenimiento de las distintas estructuras del cuerpo como huesos, músculos, vísceras, etc.

Grupos V y VI

Integrado por los alimentos reguladores como las frutas y hortalizas, responsables de aportar las vitaminas y minerales esenciales para el correcto funcionamiento del metabolismo.

Por otra parte, cabe destacar que en la rueda de los alimentos los grupos son identificados en los colores amarillo, rojo y verde. Correspondiendo el color amarillo al grupo de alimentos energéticos I y II. El color rojo identifica a los alimentos formadores de los grupos III y IV.

Mientras que con el color verde se representa a los alimentos reguladores, de los grupos V y VI. Así mismo, es importante resaltar, que la proporción de alimentos a consumir diariamente dependen del tamaño del sector donde se ubica el grupo.

Por ejemplo, las grasas del grupo II se deben consumir en menor proporción que los carbohidratos del grupo I. Igualmente los lácteos y sus derivados del grupo IV se consumen en proporciones más reducidas que los alimentos formadores del grupo III, como las carnes, pescados, huevos, legumbres y frutos secos.

Ventajas de la rueda de los alimentos

De las ventajas que se pueden citar en el uso de este símbolo, se encuentra el que es ampliamente conocido por la población, sobre todo en el sector de la educación, porque muchos ejemplares de carteles, libros y manuales fueron distribuidos, siendo algunos de acceso libre y gratuito.

Además, esta herramienta didáctica puede resultar imprescindible en situaciones específicas. Por ejemplo, para facilitar la comprensión de la importancia de los componentes de la dieta para tener una sana alimentación.

También para enseñar, de una forma visual, los diferentes alimentos de acuerdo a las funciones que cumplen en el organismo. Es una herramienta sencilla para enseñar a planificar los menús saludables en diferentes grupos.

Las ventajas con respecto a la rueda anterior, además de clasificar los grupos de alimentos en seis de acuerdo a sus funciones, es la incorporación del agua y la actividad física, que a pesar de que no son alimentos, son indispensables para la absorción de los nutrientes y por ende para una dieta saludable.

Así mismo, se puede destacar su utilidad didáctica y el énfasis en la importancia de los alimentos en los diferentes grupos para la dieta, a través del tamaño de los sectores correspondientes a cada grupo.

La utilidad de esta rueda de alimentos, como guía para el logro de una dieta equilibrada y balanceada, está sujeta a las recomendaciones de la elaboración de menús y dietas, de modo que durante una semana se elijan, raciones de alimentos que integren cada uno de los sectores de la rueda, el mismo número de veces.

Mientras que los alimentos que aparecen en tamaño reducido se deben consumir esporádicamente.

¿Qué dice la OMS sobre la rueda de los alimentos?

La Organización Mundial de la salud (OMS), es un organismo internacional que establece las pautas, programas y guías para una alimentación saludable. Desde la década de los 40, las guías alimentarias han sido adecuadas a cada país o región y en algunos lugares adecuadas al contexto cultural de la población.

Dentro de las guías alimentarias más utilizadas se encuentra la rueda de los alimentos, que facilita la elaboración de una dieta saludable.

En este sentido, se conoce como alimentación saludable a aquella que incorpora todos los alimentos necesarios para garantizar a un individuo una adecuada nutrición, para mantener su salud y promover la prevención de enfermedades.

Para la OMS la composición de una alimentación saludable, variada y equilibrada, dependen de los requerimientos de cada individuo. De allí que las guías alimentarias son actualizadas y adecuadas a los cambios y necesidades nutricionales de cada población. Es por tanto que deben estar acorde a la edad, sexo, talla y estilo de vida. Además de tomar en cuenta la cultura, la disponibilidad local de los alimentos y los hábitos alimentarios de las poblaciones.

¿Cómo se elaboran las guías alimentarias?

El establecimiento de estas pautas dietéticas basadas en los alimentos conllevan un enfoque analítico paulatino, que permite identificar:

– La relación salud/dieta, gracias a la información aportada por los entes oficiales.

– Alteraciones de la salud relacionadas con la dieta, específicas para cada país. Definidas por los estudios de relación de los patrones alimentarios con las tasas de morbimortalidad de cada país.

– Nutrientes de importancia para la salud pública. A fin de conocer el consumo alimentario y los desórdenes nutricionales de mayor prevalencia en la población mediante encuestas.

– Alimentos adecuados a incorporar en las guías alimentarias. Estos deben ser grupos de alimentos fuentes de nutrientes esenciales y que aporten beneficios a la salud, además de suplir los requerimientos nutricionales.

– Patrones de consumo de alimentos de la población. Estos deben estar acordes a las recomendaciones nutricionales que se pretenden implementar, considerando los requerimientos específicos de los distintos grupos de la población.

– Por último las guías alimentarias tienen que ser óptimas. Pues las pautas deben ser coherentes y eficaces en el cumplimiento de las recomendaciones nutricionales, además de adaptarse a los datos de consumo de la población. Y la representación gráfica debe facilitar la comunicación a los consumidores.

Consideraciones finales

La rueda de los alimentos cuenta con el respaldo de organismos internacionales como la OMS y sociedades científicas como la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la alimentación, porque es una herramienta que permite la planificación de una dieta saludable.

Para ello, es necesario una alimentación completa, con características de cantidad, porque ofrecen el suministro de energía adecuada para mantener la vida y la salud, a través de un peso corporal saludable que conjuntamente promueve la actividad física.

Además de ser diversa, porque debe incluir una variedad de alimentos de los grupos básicos con alto contenido de nutrientes como las proteínas de origen animal y vegetal, así como también productos lácteos, cereales integrales, hortalizas y frutas.

Entendiendo que el tipo y cantidad de estos alimentos, dentro de los grupos, cambian de acuerdo a la zona geográfica y cultura de la población. Así mismo, la calidad de la alimentación es importante, pues esta debe contener los macronutrientes y micronutrientes esenciales.

Otra característica a considerar es la inocuidad de las dietas saludables, pues estas deben contener alimentos y bebidas inocuos para el consumo humano.

En definitiva, la rueda de los alimentos enseña a que se incluya en la dieta todos los nutrientes que requiere un individuo. Así mismo, revela que la alimentación debe ser equilibrada y suficiente, porque la cantidad de alimentos ingeridos le ayudan a mantener el peso dentro de lo normal.

Por último, la rueda de los alimentos hace hincapié en que la alimentación debe ser variada, pues ofrece la posibilidad de elegir diferentes alimentos de cada grupo y que esta sea adaptada de acuerdo a su edad, sexo, actividad física, cultura, etc, incluyendo por supuesto una adecuada hidratación, estimulando además al individuo a las prácticas de actividad física.

Referencias

  1. Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación. Rueda de los Alimentos. 2019. Disponible en: www.nutricion.org
  1. Royo Bordonada, MÁ. (coord.). «Nutrición en salud pública». Madrid: Escuela Nacional de Sanidad, Instituto de Salud Carlos III, 2017.
  1. Fundación Española de la Nutrición (FEN), 2018. Informe de Estado de Situación sobre “Frutas y Hortalizas: Nutrición y Salud en la España del S. XXI”. pp.71.
  1. WHO. 2015. Healthy Diet. Fact Sheet No. 394. WHO Media Centre. Geneva, Switzerland. Disponible en: www.who.int/
  1. Recomendaciones dietético nutricionales del Servicio Madrileño de Salud. Consejería de Sanidad. 2013.
  1. European Food Safety Authority (EFSA). Scientific Opinion on establishing Food-Based Dietary Guidelines. EFSA Journal 2010; 8(3):1460. Disponible en: www.efsa.europa.eu/
  1. Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación. Rueda de los Alimentos. 2007.
  1. Olveira Fuster G, Gonzalo Marín M. Actualización en requerimientos Nutricionales.Endocrinol Nutr. 2007; 54(2):17-29.
  1. Martínez Alvarez JR, Arpe Muñoz C, Iglesias Rosado C, Villarino Marín A, Castro Alija MJ, Gómez Candela C, López Nomdedeu C. La nueva “rueda de los alimentos”: su papel como recurso didáctico en la promoción de una alimentación saludable. Disponible en: www.nutricion.org
  1. World Health Organization/Food and Agriculture Organization, 1998. Preparation and use of food-based dietary guidelines. Report of a joint FAO/WHO consultation. WHO technical report series n 880, WHO, Geneva.