Ejercicio físico y sus beneficios para la salud

Beneficios del ejercicio físico

Es por todo el mundo conocido que el ejercicio físico produce efectos beneficiosos en nuestro organismo, ayuda a controlar e incluso hace desaparecer determinadas enfermedades. Pero vamos por partes.

¿Por qué debo hacer ejercicio?

La respuesta a esta pregunta es tremendamente sencilla. Debemos realizar ejercicio físico porque es beneficioso para nuestra salud. No sólo para la de nuestro cuerpo, sino también para la de nuestra mente.

Cuando realizamos ejercicio, activamos todo nuestro cuerpo. Los músculos, la circulación, y el cerebro se coordinan para realizar una única función. Beneficiarlo, «sanearlo», prevenir enfermedades, encontrarnos mejor con nosotros mismos.

No valen las excusas

Para aquellas personas poco dadas a hacer ejercicio, todas las excusas son válidas. Falta de tiempo, los gimnasios son muy caros, llego muy tarde de trabajar y no tengo energía para ponerme a hacer ejercicio. No se dan cuenta de los beneficios del ejercicio físico a medio-largo plazo. Sí, puede que al principio sea duro, cueste empezar, pero poco a poco se puede ir convirtiendo en una rutina. Y esta rutina cada vez se convertirá en algo menos difícil de realizar.

Empezaremos poco a poco. Si lo que no nos mueve es, simplemente el hecho de no tener ganas, no hay excusas. Un día salimos a caminar y corremos 5 minutos. A los dos días, la misma operación, corriendo diez minutos. Y así, cada vez, un poquito más.

Si lo que nos falta es tiempo, tampoco hay excusas. Evitar transportes e ir caminando a nuestro lugar de trabajo o estudio, o haciendo la mitad de trayecto andando y la otra mitad en el medio de transporte que solamos utilizar.

Con los ascensores, haremos lo mismo. Olvidarnos de ellos. Subir y bajar escaleras activa la circulación periférica y tonificando los músculos de nuestro tren inferior.

También podemos dedicar unos minutos diarios a hacer una tabla de ejercicio, eso sí, siempre adecuada a nuestra condición y edad. Cada día iremos incrementando los minutos y los ejercicios y en poco tiempo notaremos los beneficios en nuestro cuerpo y en nuestra salud.

¿Qué beneficios aporta el ejercicio físico?

El sedentarismo es el gran mal de nuestro tiempo. Ya hemos hablado de las múltiples excusas que nos ponemos para no hacer ejercicio y emplear nuestro tiempo en otras actividades más sedentarias.

Muchas de las enfermedades que padecemos podrían mejorar e incluso llegar a desaparecer si realizáramos ejercicio físico de forma constante, imponiéndonoslo como una rutina. Del mismo modo que la persona que padece hipertensión toma su medicación, la realización de ejercicio debería ser también parte de su tratamiento.

Con el ejercicio físico vamos a combatir la obesidad, que es la causante o contribuyente a la aparición de problemas como la depresión, la hipertensión, la diabetes, los problemas cardíacos, el exceso de colesterol en nuestra sangre, …

Al realizar ejercicio físico, mejora nuestra capacidad pulmonar; eso se traduce en un mayor aporte de oxígeno a la sangre, lo que contribuye a un mejor funcionamiento del corazón, reduciendo así la probabilidad de padecer enfermedades cardíacas.

La diabetes, o exceso de azúcar en la sangre también se beneficia de forma extraordinaria con el ejercicio físico, ya que se reduce de forma considerable. De este, también se reducen los efectos secundarios y problemas que esta enfermedad lleva consigo.

El estrés, la fatiga mental también se ven reducidos cuando se realiza ejercicio físico con más o menos regularidad. Salir a caminar, simplemente, elimina mucha basura psicológica que de otra manera quedaría en nuestro interior provocando problemas de salud mayores y más importantes.

Las personas que desean dejar de fumar también encuentran beneficio en la realización de ejercicio físico. Es innegable que mientras se hace running, se sale con la bicicleta o se realiza una tabla de ejercicios, bien en casa o bien en el gimnasio, no se fuma. Y además, como hemos dicho antes, con el beneficio añadido de que al mejorar la función pulmonar, la persona adicta al tabaco va a experimentar una mejoría que, poco a poco, hará que vaya dejando de necesitar el tabaco.

A otros niveles, el ejercicio físico es beneficioso y que contribuye a reducir el aislamiento social, otro de los grandes males de nuestro tiempo. Salir de casa, caminar o hacer ejercicio en grupo ayuda a combatir estas situaciones y reduce considerablemente la aparición de depresiones.

Otro de los grandes beneficios del ejercicio físico es la tonificación muscular y articular, que a la larga se va a traducir en la reducción de la aparición de dolor y en la mejora de la circulación periférica, mejorando las varices, y dejando en nuestras piernas una sensación de descanso y bienestar.

En definitiva, en cuanto a la realización de ejercicio, todo son ventajas. Por eso debemos hacer un esfuerzo al principio, que acabará formando parte de nuestras vidas y mejorándolas hasta el punto de echarlo de menos cuando por un motivo u otro no podamos hacerlo.