Celulitis (piel de naranja), cómo aparece, variedades y tratamientos

Foto seleccionada para celulitis o piel de naranja
Igor Vetushko/sp.depositphotos.com

La lipodistrofia nodular mejor conocida como celulitis, piel de naranja, es una alteración del tejido subcutáneo, que se acompaña de cambios de la microcirculación del tejido conjuntivo. Esta condición tiene como característica principal la alteración del relieve de la piel.

El nombre de celulitis se da a los depósitos de grasa acumulada en distintas zonas del cuerpo, las cuales varían en mujeres y hombres. Esta enfermedad comienza aparecer durante el periodo de la pubertad, aunque no todas las personas llegan a padecer de esta, tampoco aparece en la misma edad.

¿Qué es y cómo se reconoce la celulitis?

La lipodistrofia es un trastorno cutáneo que influye en la apariencia de la piel y afecta mayormente a la población femenina. Esta puede aparecer por distintos motivos, entre ellas se destacan: el sedentarismo, el embarazo, la obesidad, la mala nutrición y el consumo de sustancias dañinas como el alcohol y el tabaco, los cuales se verán más adelante.

Se reconoce fácilmente por la aparición de zonas con alto relieve y otras con hoyuelos “pequeños pozos” en la piel, lo que se llama también piel poceada.

En las mujeres se manifiesta en zonas como vientre, muslos, nalgas, alrededor de la cintura y en la zona de los brazos.

En los hombres puede aparecer en abdomen, parte superior de los brazos y en la nuca.

Se produce por una acumulación de grasa en la piel, lo que da ese aspecto. Muchas mujeres no logran eliminar este trastorno, ya que no conocen qué lo causa en primer lugar, y en segundo lugar por tratar de buscar soluciones por su cuenta, sin acudir a un especialista.

Factores predisponentes a que la celulitis aparezca

Existen diferentes factores que pueden causar que la celulitis aparezca, entre ellos se tienen los siguientes:

Factores genéticos

Por herencia, si algún familiar sufre de este trastorno es probable que cualquier miembro de la familia lo herede.

Factores alimenticios

Llevar una mala alimentación acelera o empeora la piel de naranja, por lo que se debe evitar alimentos grasos, con alto contenido calórico y poco saludable.

Factores hormonales

Las hormonas también juegan un papel importante, los cambios hormonales generan inconvenientes en la piel, sean cambios naturales o por causa de fármacos como las pastillas anticonceptivas, es por ello que es más común en las mujeres, exacerbándose aun más en la pubertad y en los embarazos.

Sobrepeso

Al sufrir de sobrepeso los niveles de grasa son más elevados, por lo que es normal que aparezca en distintas áreas del cuerpo.

Deshidratación

La deshidratación afecta en muchos factores, por lo que se debe hidratar el cuerpo de manera interna, con la ingesta de abundante agua y de manera externa con cremas corporales.

Tipos de celulitis

Existe más de un tipo de lipodistrofia, los cuales van aumentando en cuanto a daño y dureza de la piel.

Clasificación según el grado de daño

Tipo 1: La identificamos cuando se hace una presión leve en la piel y es apenas visible la piel de naranja.

Tipo 2: Lo visto anteriormente se intensifica, pues cuando se hace presión en la piel, se produce una textura más rugosa.

Tipo 3: En este nivel, el daño ya se nota a simple vista al momento de realizar cualquier tipo de movimiento de la zona afectada.

Tipo 4: El daño está a la vista permanentemente, al llegar a este nivel resulta muy difícil eliminarla completamente, sin importar el tratamiento aplicado.

Clasificación según la dureza de la piel

En este caso la piel de la persona cumple un papel importante para identificar la celulitis, tenemos tres tipos de piel: dura, blanda y edematosa.

Piel dura: Este tipo de piel la encontramos mayormente en personas jóvenes, en la cual por la dureza de esta es difícil pellizcarla, es común que la celulitis aparezca en la zona de las piernas y glúteos. La apariencia en esta piel es rugosa, presenta hoyuelos y es común que se acompañe con estrías en la zona.

Piel blanda: En este tipo de piel la apariencia de “piel de naranja” es notoria a simple vista, ya que la piel es más flácida o gelatinosa y las marcas se notan con mayor facilidad. Esta piel la apreciamos en personas de 35 años en adelante, en este caso el daño está en la zona del abdomen, brazos y espalda.

Piel edematosa: Esta piel es más delicada, la celulitis aparece en personas de distintas edades que sufren de retención de líquidos. En este caso se debe aplicar tratamientos que estimulen la circulación linfática.

Celulitis clínica

La lipodistrofia clínica afecta no solo la apariencia de la piel, sino que afecta otros factores, podemos encontrar tres tipos y son los siguientes:

Lipodistrofia limitada: Esta representa un engrosamiento notable en la piel junto a un aumento de tejidos superficiales, no se nota a simple vista, ya que ocupa menos espacio, debido a esto no genera grandes transformaciones. Esta es la que más aceptación estética tiene.

Lipodistrofia difusa: Se presenta con más frecuencia y trae consigo problemas psicológicos, tiene una mayor acentuación estética. Afecta al cuerpo en general, provoca un espesor en la piel de 5 a 8 cm, se detectan pequeños nódulos además de presentar complicaciones como várices, fatiga y diferentes dolencias.

Lipodistrofia edematosa: Este caso es el más grave, sin embargo, es poco frecuente, generalmente aparece en personas con obesidad o retención de líquidos. Afecta de manera psicológica no por la apariencia estética, sino porque acarrea problemas de orden somático.

Lipodistrofia por hiperestrogenismo: Llamada celulitis genuina, aparece exclusivamente en mujeres, las hormonas femeninas juegan un papel importante en el agravamiento y evolución de la lipodistrofia.

Los estrógenos son los responsables del comportamiento irregular de los fibroblastos amorfos intercelulares, vasculares, linfáticos y del tejido conjuntivo.

Se pueden encontrar casos mixtos en los que el paciente presenta lipodistrofia difusa y edematosa en áreas como piernas, espalda, cintura o muslos. Se pueden aplicar diferentes tratamientos para cada tipo.

Tratamientos preventivos

Hoy en día existen diferentes maneras de prevenir la piel de naranja. Para ello se encuentran diversos métodos. A continuación se mencionan las más efectivas y comunes:

Cremas anticelulíticas: Una crema anticelulítica puede hacer una gran diferencia para aquellas que quieran combatir la piel de naranja. La crema más adecuada es aquella que contiene los siguientes ingredientes: cafeína, algas, pomelo, centella asiática, retinol, vitamina E, soja y castañas. Estos elementos son eficientes para combatirla.

Alimentación: Los alimentos pueden ayudar a prevenir que aparezca, se recomienda acudir a un nutricionista antes de cambiar la dieta, sin embargo, los alimentos más recomendados son:

– Alimentos ricos en potasio y vitamina C como el plátano, el kiwi, las fresas y la naranja.

– Las legumbres, ya que su contenido proteico (proteínas vegetales) transforma la grasa en músculo.

– El pescado azul por su alto contenido en omega 3 mejora la circulación, tiene un efecto antiinflamatorio y elimina las toxinas.

Té verde: Por su poder depurativo y diurético elimina todas las toxinas y grasas que causan la celulitis.

Cruce de piernas: Este hábito es usualmente aplicado por mujeres, esta acción interrumpe la adecuada circulación de sangre. Si no se quiere tener celulitis debe evitarse esta postura en lo posible.

Ropa justa: Evitar el uso de prendas justas, estas prendas evitan que la piel respire y elimine toxinas del cuerpo, favoreciendo la aparición de la piel de naranja.

Tabaco y alcohol: Estas sustancias contienen elementos dañinos que también afecta la evolución temprana de la lipodistrofia, eliminar el consumo de estos hará la diferencia, no solo con la piel, sino también en la salud del cuerpo.

Sedentarismo: Estar mucho tiempo sentado o acostado promueve la acumulación de grasa en el cuerpo y con esto aparece la celulitis más rápido. Por ello debes evitar ser una persona sedentaria si no quieres tener este problema.

Hidratación:Beber agua es de vital importancia, consumir 1 litro diario ayuda a mejorar la apariencia de la piel interna y externamente.

Ejercicio: Es un punto clave para prevenir o mejorar la apariencia de piel de naranja, los mejores ejercicios son los siguientes:

  • Sentadillas.
  • Lanzamientos laterales.
  • Puente.
  • Zancadas.
  • Caminatas.

Tratamientos correctivos en la piel de naranja

Estos métodos y tratamientos son aplicados a persona que ya son afectadas por la piel de naranja en diferentes niveles.

Crioterapia: El agua fría ayuda a las zonas afectadas, no es necesario aplicarla en todo el cuerpo, menos en la temporada de invierno. Aplicar frío en la zona por 5 minutos es suficiente.

Referencias

  1. Rosales R. Masaje y ejercicios físicos en casos con paniculopatía edemato-fibro esclerótica en la atención primaria. Rev haban cienc méd. 2014;  13 (3): 475-486. Disponible en: scielo.sld
  1. Peña J. Hernández-Pérez M. Lipodistrofia ginecoide (celulitis). Rev Cent Dermatol Pascua, 2005; 14 (3):132-135. Disponible en: medigraphic.com
  1. Pérez Y. Efecto de la Tecnología Endermologie como tratamiento de la lipodistrofia ginecoide (celulitis) en mujeres jóvenes: Revisión bibliográfica sistemática. 2013; Trabajo de Grado. Instituto Universitario de Ciencias de la Salud. Disponible en: repositorio.barcelo.edu