Higiene vocal, un hábito que se debe aprender

Higiene vocal
Vitalik Radko/sp.depositphotos.com

La voz en sí misma es una herramienta imprescindible en nuestra vida diaria y en nuestro entorno como seres humanos, por ello es importante aprender sobre la higiene vocal o cuidado de la voz.

Para que la voz pueda producirse se necesita la vibración de dos estructuras o bandas, denominadas cuerdas vocales. Pero para que esta vibración se produzca de manera adecuada, estas deben estar por supuesto, indemnes.

Para algunos la voz solo funciona como medio de comunicación, pero para muchos otros la voz consiste en un tesoro, e incluso algunas personas pueden considerarla un don y explícitamente debe ser un componente que se debe cuidar y, por supuesto, prevenir sus afectaciones.

Cuando se habla de la salud vocal, quizás podamos confundir conceptos y pensar en un inicio que nos referimos a la salud de nuestra boca y sus estructuras anexas, pero, debemos diferenciar muy bien estos conceptos, ya que la salud vocal y la salud bucal son términos completamente distintos e individualmente importantes.

Además, cabe destacar que desde niños debe ser promovido el aprendizaje acerca de la higiene vocal, para que así se eviten padecimientos futuros que pueden ser prevenibles desde la niñez.

¿Qué es la higiene vocal?

La higiene vocal la podemos definir como todas aquellas medidas que garanticen el “correcto mantenimiento de las cuerdas vocales”, y así prevenir a su vez todos aquellos padecimientos y patologías de las mismas.

Para muchos la voz representa una herramienta útil de trabajo, por ejemplo para los cantantes, profesores y locutores, pero un gran número de ellos desconoce por completo los cuidados adecuados para mantener una buena salud vocal.

Es por esta razón que resulta tan común enfrentarse a diversas alteraciones de la voz, que muchas veces son producidas por un mal uso de sus funciones o un mal cuidado de la misma.

La higiene vocal, hoy en día, no es solamente usada para la prevención de esas alteraciones, sino también como medida terapéutica al momento de presentar uno de estos problemas vocales, que por supuesto pueden alterar significativamente la calidad de vida de un individuo.

Las alteraciones de la voz pueden, sin duda alguna, alterar no solo las estructuras anatomo-funcionales que componen el aparato fonador, sino también interferir en el estado mental del individuo que padece dicha alteración.

Esto ocurre debido a que, como se mencionó anteriormente, “la voz” puede considerarse un elemento esencial en la vida de un ser humano, y más aún si su trabajo y/o profesión consisten en la utilización de la misma como herramienta principal.

Una alteración o padecimiento puede sin duda alterar la calidad de vida, el estado de ánimo, el entorno profesional y el desenvolvimiento social de un individuo.

¿Cómo cuidar la higiene vocal?

Cuando se quiere tener un buen cuidado de la higiene vocal se debe hacer de ésta un “hábito”, para que así, con la constancia, se pueda obtener los mejores resultados y hacer de nuestra higiene una rutina armoniosa.

Además, se debe por supuesto conocer de qué manera realizar nuestra higiene vocal y cómo lograr que esta genere los resultados deseados.

Hablemos entonces de aquellas cosas que debemos tener en cuenta al momento de cuidar nuestra higiene vocal:

Hidratación

Mantener una buena hidratación ayuda por supuesto en el correcto mantenimiento de las estructuras vocales. La cantidad de agua a ingerir para tener una buena hidratación va a depender en gran medida del paciente, su peso, talla y edad.

Evitar el consumo de cigarrillos

Como ya sabemos, el prolongado consumo de cigarrillo puede sin duda predisponer al desarrollo de innumerables alteraciones en nuestra salud, y de ellas no se escapan las cuerdas vocales.

Evitar cantar o gritar cuando se tiene alguna molestia en el aparato fonador

Es muy frecuente observar personas que aunque posean alguna molestia en la garganta, o bien un simple resfriado, aun así continúen cantando, hablando durante muchas horas o aumentando el tono de voz.

Esto hace que la voz este sobresaturada y las estructuras que permiten su producción se fatiguen, por ello se recomienda en estas situaciones el descanso vocal.

Evitar ambientes con mucho humo o sustancias irritantes

Este punto es sumamente importante debido a que cuando se está expuesto al humo, polvo u otras sustancias irritantes, la voz puede alterarse e incluso sonar diferente, lo que conocemos como “ronquera”.

Además de evitar este tipo de ambientes, se debe evitar hablar por un tiempo prolongado, cantar o forzar la voz, para así no lastimar las estructuras.

Evitar hablar por mucho tiempo en lugares ruidosos

Generalmente, cuando estamos en ambientes ruidosos, con música o TV a alto volumen, acostumbramos a aumentar el tono de voz y sin darnos cuenta se está lastimando al aparato fonador.

Por esta razón, es conveniente bajar el volumen del ruido de fondo, pero en aquellas circunstancias donde eso resulte imposible, lo mejor es no hablar por períodos prolongados de tiempo, así se evita lesionar y sobresaturar las cuerdas vocales.

En el punto anterior también cabe mencionar aquellas personas que acostumbran hablar durante los viajes, por ejemplo en motocicleta o cuando se debe hablar en espacios abiertos con muchas personas sin el uso de un micrófono. En estos casos se sobresatura la voz debido al aumento de tono brusco y duradero.

Evitar los gritos

Cuando se habla, muchas veces se emiten aumentos de tono de voz bruscos conocidos como “gritos” sin darnos cuenta. Por ejemplo, cuando se quiere llamar a alguien sin querer le gritamos, pero conviene evitar estas situaciones, ya que pueden causar daños en la voz.

No hablar en la fase final de la respiración (sin aliento)

Es importante saber que para llevar a cabo una correcta respiración y posterior emisión del sonido, se debe hablar en fases cortas, al ritmo natural que nuestra respiración lo permita.

Evitar la mala postura

Para que nuestra respiración sea eficaz, debemos por supuesto tener una buena postura, de esta manera nuestros músculos respiratorios pueden ejercer una correcta función, y así conllevan a una normo-función del aparato fonador.

Importancia de la higiene vocal

Mantener una adecuada higiene vocal garantiza en gran medida el correcto mantenimiento de las funciones del aparato fonador, es por esto que el cumplimiento de todas las medidas antes mencionadas previene y además pueden ser indicadas en el tratamiento de las alteraciones vocales.

Los malos hábitos, unido al desconocimiento, pueden ocasionar grandes deterioros de las cuerdas vocales, y conducir a su vez al desarrollo de alteraciones, no sólo en el ámbito físico, sino también psíquico.

Estas alteraciones pueden causar un desequilibrio en el correcto desenvolvimiento de las funciones de un individuo y, aún más, si la voz es su herramienta de trabajo profesional.

Es importante conocer todos estos hábitos, ya que la mayoría de las veces se cometen estos errores sin tan siquiera darnos cuenta. Simplemente con la modificación de estas conductas se puede evitar esa sobrecarga vocal, y posteriormente evadir el desequilibrio que conlleva a problemas a futuro.

Consejos para mantener la higiene vocal en los niños

Sucede a menudo que desde la niñez se van adoptando ciertas conductas o hábitos negativos, que repercutirán en la adultez con alteraciones de la voz.

Es por esto que resulta de suma importancia mantener una correcta higiene vocal desde etapas tempranas, y educar a los niños sobre este tema es imprescindible para lograr dicho objetivo.

Algunos de los consejos para mantener una efectiva higiene vocal en niños son:

Aumento de tono de voz innecesario

Explicarles que no es necesario aumentar el tono de voz a niveles que conlleven a un esfuerzo vocal, para poder ser escuchados y, de igual forma, mostrarles esta misma actitud a ellos para lograr así una correcta retroalimentación.

Hidratarlos constantemente

Este punto es muy importante, ya que muchos niños buscan ingerir líquidos de manera constante, pero otros no, y en estos casos se debe prestar mucha atención y brindarles suficientes líquidos siempre que se pueda.

Proporcionarles un buen descanso

Para mantener un correcto desenvolvimiento de sus funciones diarias, el niño debe tener un buen descanso y así reponer sus energías para que sus actividades diarias, incluyendo el uso del aparato fonador, sean armoniosas.

Evitar los ambientes ruidosos

Se debe evitar llevar a niños a sitios muy ruidosos para evitar que los niños no tengan que forzar la voz al hablar y no ocurran lesiones vocales.

Evitar los cambios bruscos de temperatura

Los cambios bruscos de temperatura pueden predisponer también al desarrollo de alteraciones vocales y, como padres, se debe estar pendiente de evitar estos cambios de temperatura, bien sea en el ambiente o con la ingesta de bebidas.

Al igual que en el adulto, la buena postura

Desde pequeños, debe ser inculcada la conducta postural para evitar no solamente alteraciones de la columna vertebral, sino también del aparato respiratorio y fonador.

¿Existen enfermedades vocales?

Efectivamente sí, existen enfermedades propias de la voz que si no se tienen buenos hábitos de higiene vocal o estos se desconocen, estarán más propensos a presentarlas. Entre ellas se tienen:

Disfonía: Alteración de la voz, en cuanto al tono, timbre o intensidad de la misma. Esta a su vez se clasifica en:

– Funcionales: se refiere a causas funcionales. Como su nombre lo indica se enfoca en la “función”, por lo tanto ocurre cuando hay sobresaturación, fatiga o mal uso vocal.

– Orgánicas: Cuando ocurre una lesión de las estructuras anatómicas propias de la fonación, por ejemplo un nódulo, parálisis de las cuerdas vocales, entre otros…

Afonía: Pérdida total de la voz.

Es importante aclarar que en caso de presentar alguna alteración de la voz, lo recomendable es acudir al médico, y la especialidad encargada es la “foniatría”. Por ende, asistir al foniatra, en la medida de lo posible, resulta ser lo más conveniente para garantizar el buen manejo de la patología vocal.

Consideraciones finales

Un buen cuidado de la voz garantiza indudablemente el correcto desarrollo y desenvolvimiento de un ser humano, alterándolo por completo cuando se presenta un padecimiento de la misma.

Por esta razón, conviene cuidar nuestra preciada voz y hacer de la higiene vocal una rutina imprescindible en nuestra cotidianidad.

Referencias

  1. Rodríguez Rodríguez E. Higiene vocal en profesionales del canto: una necesidad actual. Medisur. 2019; 17 (4): 464-465. Disponible en: scielo.sld.cu
  1. Rivas Reyes M., Bastanzuri Rivas M. A., Olivera Valdés M. El cuidado de la voz en la actividad docente. Rev haban cienc méd. 2013; 12 (5): 74-81. Disponible en: scielo.sld.cu
  1. Estavillo Morante M., La voz: recurso para la educación, rehabilitación y terapia en el ser humano. Revista Interuniversitaria de Formación del Profesorado. 2001; (42):67-75. Disponible en: redalyc.org

También puede interesarte este tema de interés: Caries dentales, síntomas y tratamientos